Las palabras del Papa sobre el preservativo “no modifican ni la doctrina moral ni la praxis pastoral”

Doctrina de la Fe emite una nota aclaratoria a las interpretaciones del libro ‘Luz del Mundo’

(Vida Nueva) La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió este martes 21 de diciembre una nota en relación con las interpretaciones “incorrectas”que se han hecho del libro de Benedicto XVI Luz del Mundo en relación con el uso del preservativo. “Las palabras del Papa, que se refieren de modo particular a un comportamiento gravemente desordenado como el de la prostitución (…), no modifican ni la doctrina moral ni la praxis pastoral de la Iglesia”, afirma la nota.

En este sentido, Doctrina de la Fe recuerda que la “norma [moral sobre la anticoncepción], tradicional en la Iglesia, fue reafirmada con términos muy precisos por Pablo VI en el n. 14 de la encíclica Humanae Vitae, cuando escribió que ‘queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación‘”.

Por tanto, “pensar que de las palabras de Benedicto XVI se pueda deducir que en algunos casos es legítimo recurrir al uso del preservativo para evitar embarazos no deseados es totalmente arbitrario y no responde ni a sus palabras ni a su pensamiento”, aclara la nota.

La prostitución, “gravemente inmoral”

A lo que añade: “el Santo Padre se refería al caso completamente diferente de la prostitución, comportamiento que la doctrina cristiana ha considerado siempre gravemente inmoral (…). Quien es consciente de estar infectado con el VIH y que por tanto puede contagiar a otros, además del pecado grave contra el sexto mandamiento, comete uno contra el quinto”.

En relación con esto, el documento explica que “quien recurre al profiláctico para disminuir el peligro para la vida de otra persona, intenta reducir el mal vinculado a su conducta errónea. En este sentido, el Santo Padre pone de relieve que recurrir al profiláctico con ‘la intención de reducir el peligro de contagio, es un primer paso en el camino hacia una sexualidad vivida en forma diferente, hacia una sexualidad más humana‘”.

Como conclusión, la Congregación para la Doctrina de la Fe añade que “en la lucha contra el sida hay que estar cerca de las personas, curando a los enfermos y formando a todos para que puedan vivir la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad dentro del pacto conyugal”.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
22/12/2010
Compartir