“La devastación psicológica de los niños es un terrible signo de los tiempos”

El Papa vuelve a reconocer la “especial gravedad” del pecado de la pedofilia en su mensaje navideño a la Curia romana

(Vida Nueva) El papa Benedicto XVI ha vuelto a hablar de los casos de abusos a menores por parte de clérigos durante el tradicional encuentro con los miembros de la Curia romana con motivo de las fiestas navideñas, que tuvo lugar este lunes 20 de diciembre. “Somos conscientes de la especial gravedad de este pecado cometido por sacerdotes y de nuestra correspondiente responsabilidad”, ha reiterado el Santo Padre.

El Pontífice enmarcaba estas palabras en el recuerdo de uno de los principales acontecimientos del 2010 para la Iglesia, como ha sido el Año Sacerdotal, en el que “se ha renovado la conciencia del don del sacerdocio de la Iglesia Católica, que nos ha sido confiado por el Señor”.

Junto al tema de los abusos a menores, Benedicto XVI ha denunciado también que “hay un mercado de la pornografía de los niños que de alguna manera parece ser considerado cada vez más por la sociedad como algo normal. La devastación psicológica de los niños, en la que seres humanos son reducidos a un producto del mercado, es un terrible signo de los tiempos”.

Sínodo de Oriente Medio

En su repaso por los eventos del año que termina, el Papa ha recordado también el Sínodo de las Iglesias de Oriente Medio. “Aunque todavía no hayamos alcanzado la comunión plena –ha dicho el Papa refiriéndose a la Iglesia Ortodoxa– hemos constatado (…) que la forma básica de la Iglesia antigua nos une profundamente”.

Un Sínodo en el que, según Benedicto XVI, también se pusieron de manifiesto las divisiones y la violencia que sufren algunos países de la zona y la persecución de la que son víctimas las minorías cristianas en determinados territorios. “Sobre la base del espíritu de la fe y de su racionalidad –ha afirmado el Papa– el Sínodo ha desarrollado un gran concepto del diálogo, el perdón mutuo y la aceptación, un concepto que ahora debemos proclamar al mundo”.

Viaje a Reino Unido

Al referirse a sus viajes durante este último año, el Pontífice se ha referido fundamentalmente al que realizó a Reino Unido, donde, entre otras cosas, beatificó al cardenal Newman: “La fuerza motriz que impulsó a Newman a lo largo del camino de la conversión fue la conciencia (…) entendida como la capacidad de verdad del ser humano, la capacidad de reconocer en las áreas decisivas de la vida (…) la verdad”.

Actualizado
21/12/2010
Compartir