Finaliza la visita apostólica a las monjas de EE.UU.

Gran parte de las religiosas se dedican a la educación

(María Gómez) La visita apostólica a las religiosas estadounidenses de vida activa, encargada por la Congregación para la Vida Consagrada (CIVCSVA) y anunciada el 30 de enero de 2009, está a punto de finalizar. El 12 de diciembre de 2010 era la fecha indicada para concluir las visitas in situ a una serie de congregaciones seleccionadas por la madre Mary Clare Millea, visitadora nombrada por el cardenal Rodé.

En esta tercera y última fase se ha visitado a una muestra representativa de las 341 congregaciones que hay en todo el país y en las que viven unas 60.000 monjas en total. Los informes por escrito serán remitidos a la visitadora apostólica, quien compilará un único dossier que remitirá al dicasterio vaticano.

A este respecto, el secretario de la CIVCSVA, Joseph Tobin, en una reciente entrevista concedida al National Catholic Reporter, insistió en lo que ya había dicho a Vida Nueva en octubre (nº 2.723): que conoce de primera mano el descontento de las religiosas pero que, sin ser ingenuo, espera llegar a una “salida”. “Creo que la gente tiene derecho a algún tipo de respuesta. Mi experiencia de visitador es que siempre ha de haber feedback. Yo apostaré fuertemente por él”, añade ahora Tobin. [Seguir leyendo]

Más información en el nº 2.734 de Vida Nueva.

Actualizado
17/12/2010
Compartir