Fuerte ataque del Gobierno boliviano a la Iglesia católica

El arzobispo de Cochabamba ha denunciado el uso de menores en el tráfico de drogas

Representantes de la CEB en una rueda de prensa en apoyo de Solari

(Ronald Grebe– La Paz) El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que no apoya el ultimátum de sus compañeros cocaleros al arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, por haber denunciado que menores de edad eran utilizados en la zona productora de coca del Chapare (Cochabamba), para el tráfico de drogas a pequeña escala. Aunque el jefe del Estado consideró que un padre de la Iglesia católica, al percatarse del problema del tráfico de drogas que afecta a niños y jóvenes, debió convocar al Gobierno o a las autoridades pertinentes para denunciar con documentación y datos puntuales los hechos.

“Si el comandante de la Policía, general Óscar Nina, admite que los narcotraficantes utilizan a algunos menores en el microtráfico de drogas, pues por su edad no son imputables, quiere decir y se interpreta que monseñor Solari ha dicho la verdad y aquéllos que lo acusan de lo contrario son los mentirosos”, sostuvo el obispo de El Alto, Jesús Juárez, saliendo en defensa de su hermano en el episcopado.

Desde la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), su vicepresidente y arzobispo de Sucre, Jesús Pérez, recordó que “la CEB ha llamado la atención respecto al espinoso problema del narcotráfico, que se va extendiendo y envolviendo con sus tentáculos como un pulpo en distintas regiones del país por el crecimiento del cultivo de la hoja de coca”.

Así, el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, se mostró preocupado por los ataques del Gobierno a la Iglesia, y afirmó que el tema de fondo es la denuncia del incremento del narcotráfico, “un problema que debe ser resuelto“.

“No es en contra de nadie”

Para el protagonista principal de este episodio, el arzobispo Solari, “no es una denuncia en contra del Gobierno ni en contra de nadie, estamos preocupados por lo que sucede en nuestras familias, con nuestros hijos, por nuestra sociedad, y debemos unirnos todos para evitar los males que pueden producir efectos siempre peores”.

Más información en el nº 2.732 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la noticia completa aquí.

Actualizado
03/12/2010
Compartir