Miriam Fernández: “La vida es aprender a bailar bajo la lluvia”

Cantautora y ganadora del programa de televisión ‘Tú si que vales’

(Marina de Miguel) “La vida no es quedarse a esperar que pase la tormenta, sino aprender a bailar bajo la lluvia”. Ésta es la filosofía que Miriam Fernández lleva poniendo en práctica desde que nació. Puede que en este pensamiento se encuentre la clave por la que esta joven cantautora, que saltó a la fama en 2008 al ganar la segunda edición del programa Tú sí que vales (Telecinco), desprende una serenidad impropia de sus 20 años.

La música me ha salvado de muchas. Para mí no es un negocio, es una forma de expresarme y una tabla de salvación”, explica, recordando, por ejemplo, cómo le ayudaba a superar en su infancia las burlas que le hacían otros niños a causa de su parálisis cerebral, que afecta a la parte locomotora de las piernas. Ahora tiene la oportunidad de ofrecer ese mismo consuelo a los demás. A finales de mes, la editorial San Pablo lanzará al mercado su primer disco, Bailando bajo la lluvia.

Al ser suyas todas las canciones, es una puerta directa al corazón. “Se van a encontrar con una Miriam que dice lo que piensa y lo deja reflejado de una manera clara, incluso cruda, cuando los temas son de tanta gravedad que así lo requieren”, adelanta. Uno de ellos es su firme apuesta por la vida, lo que le ha llevado a apoyar cualquier congreso, manifestación o iniciativa en pro de los derechos de los no nacidos. A este tema dedica la letra de Canta por la vida.

Diversidad de temas

Pero Bailando bajo la lluvia aborda otros aspectos de la vida, como el desencanto amoroso (Ilusiones rotas), el maltrato (Gritos en silencio), la injusticia (Indiferente) o la alegría de vivir, cuya canción da nombre al disco.

Igual que ella, muchos jóvenes están luchando para que la sociedad les escuche. “Creo que en los últimos años se ha conseguido mucho en este sentido. En las manifestaciones a las que voy en defensa de la vida he podido ver que cada vez son más los jóvenes que participan en ellas. Eso está bien, somos el futuro”. La misma sensación aprecia en lo que respecta a la Iglesia, prueba de ello es la Jornada Mundial de la Juventud, en la que participará cantando y contando su experiencia.

Más información en el nº 2.730 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la entrevista completa aquí.

Actualizado
19/11/2010
Compartir