Sistach lamenta la pérdida del espíritu “constructivo “de la Transición española

El arzobispo de Barcelona sale al paso de las interpretaciones a las palabras del Papa sobre el laicismo

El cardenal Sistach, junto a Benedicto XVI durante la misa de dedicación del templo de la Sagrada Familia

(Vida Nueva) “Hemos perdido ese tiempo tan bonito que fue la Transición, constructivo y de futuro”, ha asegurado el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, respondiendo así a las interpretaciones que, desde distintos ámbitos, se han hecho este fin de semana de las palabras pronunciadas por Benedicto XVI durante el vuelo que le traía a España, en las que comparaba el laicismo imperante en España con el de los años 30, antes de la Guerra Civil.

En declaraciones realizadas este lunes a Catalunya Ràdio, Sistach ha recordado que “Napoleón decía que para olvidar una guerra civil deben pasar muchas generaciones, pero deberíamos pensar en el presente y en el futuro sin olvidar lo que no hay que olvidar, pero mirando adelante y lo que nos une”. Además, el arzobispo de Barcelona ha celebrado que Benedicto XVI fuera “muy sensible” con la cultura y la lengua catalana y se ha mostrado satisfecho porque el Papa partió de la ciudad “muy contento”.

Satisfacción desde el Vaticano

Así lo ha ratificado el coordinador general de la visita del Papa a Santiago de Compostela, Salvador Domato, quien ha explicado a Vida Nueva que responsables del Vaticano le han transmitido su satisfacción por cómo se ha desarrollado la visita en sus dos etapas. “En Roma están muy contentos”, ha afirmado. Domato, quien pudo hablar con Benedicto XVI el sábado, antes de que éste partiera a Barcelona, ha añadido que el Pontífice se fue contento y sorprendido, sobre todo, por la belleza del Pórtico de la Gloria y el sonido de las Chirimías.

Por su parte, el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, también preguntado por las declaraciones del Pontífice previas a su llegada a España, ha dicho en los micrófonos de la Cadena Cope que “el Santo Padre ha hecho una reflexión acerca de una especie de resurrección del laicismo radical un poco extraño a estas alturas del tiempo”.

Al ser interrogado por el motivo por el que el Papa ve en España el “campo de batalla entre la fe y el laicismo más agresivo”, Rouco ha indicado que “España fue uno de los escenarios donde creció y se difundió la fe”, con “una de las iglesias que más dinamismo ha mostrado”, y, por lo tanto, entiende que se debe a esa “aportación excepcional” que se ha dado dentro del país a lo largo de la historia.

Reacciones en el ámbito político

Fuera del ámbito de la Iglesia, la visita del Papa y los mensajes que ha dejado en sus intervenciones y discursos también han generado múltiples reacciones en el ámbito político. El presidente de la Generalitat de Cataluña, el socialista José Montilla, ha calificado de “complejo” el mensaje del Papa durante su viaje a España y ha lamentado que “hay personas que han puesto mucho el acento en las cuestiones que seguramente más distancian a una parte de la sociedad española”, ha asegurado en una entrevista en la emisora Onda Cero. Por otro lado, ha valorado positivamente que el mensaje del Papa fuera de “proximidad y entendimiento” hacia Cataluña y su cultura.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, del Partido Popular, en una entrevista en el programa de Antena 3 ‘Espejo Público’, se ha mostrado convencido de que las declaraciones del Papa en sobre el laicismo no se deben interpretar “en sentido estricto”. Ha proclamado que entre el laicismo y la fe debe haber “un respeto mutuo y una separación tolerante”. En cuanto a las palabras de Benedicto XVI sobre la familia, ha señalado que es evidente que el Papa entiende que la familia creada por un hombre y una mujer ha sido “buena” para la sociedad.

Prudencia en las valoraciones

Desde el PSOE, su secretario de Organización, Marcelino Iglesias, ha evitado este lunes entrar en confrontación con el papa Benedicto XVI por sus palabras en España este fin de semana y se ha limitado a expresar su “respeto”, aunque ha reconocido que el partido del Gobierno no está de acuerdo en todo con el Pontífice: “En muchas de las cosas que ha dicho estamos de acuerdo y hay algunos matices en otras cuestiones”, ha declarado en rueda de prensa.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha querido agradecer al Papa la visita que ha realizado este fin de semana a Santiago de Compostela y Barcelona, pero se ha negado a valorar las palabras pronunciadas por el Santo Padre acerca de que en España hay “una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como se vio en la década de los años treinta”. Según Cospedal, “es en ese ámbito (en la Iglesia) donde hay que analizar las palabras, y no en el de un partido político”, ha apostillado.

Por otro lado, desde Izquierda Unida, el coordinador federal Cayo Lara ha sido más crítico con el Pontífice. Ha resumido como “una mala aportación” la realizada por el Papa este fin de semana en España y ha criticado la “nueva cruzada” por la que “ha venido a evangelizar a los ciudadanos”. El líder de IU ha censurado además algunos mensajes que ha dejado Benedicto XVI en su visita, entre las que ha destacado la propuesta de “que la mujer continúe en casa formando parte de la familia tradicional” como solución a “los problemas del laicismo creciente”.

————

Especial Visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona

Actualizado
08/11/2010
Compartir