Todo a punto para recibir al Papa

La presencia de políticos, la lengua o el manifiesto de autoridades catalanas marcan las horas previas a la visita

(Fran Otero) A escasas horas de la llegada de Benedicto XVI, Santiago de Compostela y Barcelona ultiman los preparativos con el objetivo de que nada falle. Entre otras cosas, se engalanan los recintos y espacios que acogerán los principales eventos, se ofrecen normas y planes sobre movilidad y seguridad, se organizan los grupos de voluntarios y se intenta ofrecer un espacio a los 3.250 periodistas acreditados.

La visita se espera multitudinaria, aunque sólo el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, se ha atrevido a dar una previsión de asistencia. El prelado compostelano espera 200.000 personas en la ciudad del apóstol. En Barcelona, 6.500 fieles asistirán al Misa de dedicación de la Sagrada Familia en el interior del templo. En el exterior, se habilitarán 51.000 sillas para seguir la ceremonia a través de pantallas tras las numerosas solicitudes.

Al margen de cifras de asistencia y de asuntos de organización, siguen coleando algunas de las polémicas y debates que han tenido lugar durante las semanas previas a la visita. Es una incógnita, y también lo de menos, la cuestión económica. También se ha hablado sobre las particularidades de cada Iglesia local, circunstancia que, en el caso de Cataluña, se han encargado de recordar un grupo de personalidades a través de un anuncio en el Corriere della Sera. Más allá de esta cuestión, es destacable que líderes del mundo religioso, político y cultural den al Papa esta bienvenida.

La lengua ha sido y es protagonista del mismo modo. El uso del catalán o el gallego en las celebraciones ha dado que hablar y ha provocado numerosas interpretaciones, aunque desde la Conferencia Episcopal (CEE) se recuerde que lo importante “es lo que se dice” y no en el idioma utilizado para ello.

Autoridades políticas

El arquitecto Iago Seara

Por otra parte, los encuentros con representantes políticos no se han cerrado hasta última hora. Mariano Rajoy podrá ver al Pontífice tras la Misa en la Plaza del Obradoiro, mientras que José Luis Rodríguez Zapatero hará lo propio en el aeropuerto de Barcelona, minutos antes de que Benedicto XVI concluya su visita y ponga rumbo a Roma. También tendrá protagonismo el vicepresidente primero y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que recibirá, junto a los Príncipes, al Papa en el aeropuerto de Santiago.

En la vorágine informativa general han quedado en un segundo plano, aunque ocuparán el sitio que le corresponden cuando el Papa pise suelo español, los motivos e intenciones de la visita: el Año Santo Compostelano y la dedicación de la Sagrada Familia, a la que se ha unido la visita a la Obra Benéfico-Social del Nen Déu. En estos tres ejes se centrará el viaje.

La construcción de Europa a través del Camino de Santiago tendrá irremediablemente eco en las palabras de Benedicto XVI, ya que, como él mismo ha afirmado, viaja a Compostela “como peregrino de la fe”. Según ha explicado el director de la Oficina de Información de la CEE, Isidro Catela, a los periodistas, será “un viaje europeísta y que volverá a tener presente, como lo hizo Juan Pablo II, las raíces cristianas del Viejo Continente”.

En Barcelona, en cambio, las referencias pasarán por la inspiración artística y por la experiencia religiosa ejemplificada en Antoni Gaudí y en la Sagrada Familia. Tampoco se olvidará la institución familiar, “célula básica de la sociedad”. Por su parte, la visita al Nen Déu será un canto a la vida y a la dignidad de toda persona humana independientemente de su condición o capacidad física, psíquica o intelectual.

150 millones de espectadores

Además de los asistentes, los actos de la visita contarán con una audiencia estimada por televisión de más de 150 millones de espectadores en todo el mundo gracias, sobre todo, a los más de 3.000 periodistas que acudirán a Santiago y Barcelona en representación de 327 medios de comunicación, 119 de ellos internacionales.

Precisamente, las televisiones encargadas de ofrecer la señal institucional, la Televisión de Galicia (TVG) y la Televisión de Catalunya (TV3) ofrecerán una amplia cobertura de este evento a través de sus pantallas. A nivel estatal, RTVE se volcará con la visita papal con una amplia cobertura informativa en RNE, TVE y RTVE.es.

También Vida Nueva ha preparado un especial informativo sobre la visita en su página web, donde se puede consultar el programa oficial, ver cómo se ha gestado el viaje, seguir la crónicas de los enviados especiales y conocer cómo están las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

Más información en el nº 2.728 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la noticia completa aquí.

————

Especial Visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona

Actualizado
05/11/2010
Compartir