La psiquiatría, al servicio de la vida espiritual

La Universidad de la Mística organiza un congreso sobre salud mental y experiencia religiosa

(Fran Otero) Ávila acogerá del 4 al 6 de noviembre el Simposio Internacional Psiquiatría y Experiencia Religiosa, un evento pionero que organiza la recién creada Cátedra López-Ibor de Mística y Salud Mental de la Universidad de la Mística-Centro Teresiano Sanjuanista de Ávila (CiTeS). El evento pretende romper la discriminación mutua entre estas disciplinas y propiciar un trabajo conjunto de profesionales de ambas áreas.

Según explica a Vida Nueva el director del CiTeS, Francisco Javier Sancho, la psiquiatría puede ser de gran ayuda para la vida religiosa, tanto como la espiritualidad para algunos procesos o enfermedades mentales. En este sentido, apunta que salud mental y experiencia religiosa “siguen caminos paralelos” y desecha la discriminación entre ambos campos. Ésta es, precisamente, una de las razones por las que se ha creado la citada cátedra, que organizará cada año un evento académico.

En esta ocasión, el simposio abordará cuestiones tales como el descubrimiento de la experiencia religiosa, la frontera entre psiquiatría y espiritualidad, la psicopatología y la experiencia religiosa o la dignidad y espiritualidad. Intervendrán cerca de setenta expertos de todo el mundo con el objetivo de ofrecer ayuda a profesionales de la salud mental, pacientes y líderes religiosos.

Dado que el congreso no es ajeno a la actualidad, se analizará la necesidad de ayudar, a través de la psiquiatría, a los religiosos y sacerdotes en su crecimiento personal con el fin de evitar problemas patológicos o psicopatológicos que puedan afectar al desarrollo de su labor pastoral.

Prevenir abusos

Según explica Sancho, la psiquiatría puede ser de gran utilidad a la hora de afrontar y prevenir los casos de abusos sexuales a menores por parte de religiosos y sacerdotes. En este sentido, puede ayudar a advertir “la idoneidad y madurez” de los candidatos al sacerdocio. “Permite conocer si su decisión de acceder al ministerio se basa en una inseguridad y una búsqueda de refugio, si espiritualiza sus problemas o tiene carencias afectivas”, añade el director.

También sirve para casos en los que no haya patología. Así, cuando una vocación se confirme y se perciban “buenas intenciones” en el candidato, la atención mental puede ayudar “a forjar su personalidad”. “La psiquiatría puede iluminar la vida espiritual”, concluye.

En el nº 2.727 de Vida Nueva.

Actualizado
29/10/2010
Compartir