Santiago Guijarro: “Hay que enseñar a leer la Biblia”

Nuevo director de la Asociación Bíblica Española (ABE)

(José Luis Celada) Ha sido elegido director de la Asociación Bíblica Española (ABE) durante las XXII Jornadas que este organismo celebró recientemente en Valladolid, una responsabilidad desde la que Santiago Guijarro Oporto aspira a “fomentar el estudio serio y crítico de la Biblia”.

Es el objetivo para el que se creó la ABE, y al que nunca ha sido ajeno este toledano de Illescas, cuya trayectoria viene marcada por la “compañía constante” de esos antepasados en la fe, sin los que “no podría ni sabría vivir”.

Con 17 años llegó a Salamanca, la misma ciudad donde hoy da clases en la Universidad Pontificia como catedrático de NT. A lo largo de este tiempo este operario diocesano estudió Filosofía, Teología y Filología Trilingüe, se especializó en el Instituto Bíblico de Roma y pasó por La Casa de la Biblia, en la que estuvo más de 12 años. Fue entonces cuando supo que “había que entregar la Biblia, pero que también había que enseñar a leerla”.

En su última obra, Los cuatro evangelios (Sígueme), vuelve a dejar constancia de la “gran genialidad” de esos textos que cuentan, “no un dogma, sino una historia sobre Jesús, que implica al lector porque no sabe cómo va a terminar”. Un atractivo al que se añade, en su caso, “el dato decisivo: una razón religiosa”.

Un lugar en la universidad

Preocupante le resulta a Guijarro, sin embargo, que la Biblia, a la que desde el Vaticano II se le ha dedicado “suficiente espacio” en los estudios teológicos, no  ocupe un lugar destacado también en la universidad pública, porque “la literatura cristiana antigua resulta fundamental para nuestra cultura”. Un caballo de batalla tan desafiante como la actual escasez de sacerdotes, que impide que algunos de ellos puedan dedicarse al estudio de la Biblia.

Más información en el nº 2.724 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la entrevista completa aquí.

Actualizado
08/10/2010
Compartir