La crisis aumenta también el número de voluntarios en Cáritas

Vicente Altaba

(J. Lorenzo) En tiempos de crisis, Cáritas no sólo redobla sus esfuerzos materiales, sino también los humanos. En 2009, el número de voluntarios aumentó en 500 personas, según ha señalado Vicente Altaba, delegado episcopal de esta organización eclesial, durante una conferencia con motivo del la inauguración del curso pastoral en Zamora, diócesis que ha designado como objetivo prioritario para 2011 el de “el ejercicio de la caridad en la vida de la Iglesia”.

Éste destacó “el esfuerzo extraordinario” de las Cáritas diocesanas y las parroquiales, que han propiciado una inversión superior a la del año anterior en 17 millones de euros, posibilitando la atención a 800.000 personas, el doble que el curso precedente.

Pero también la situación de las Cáritas ha sufrido un cambio con la crisis, pues “ha afectado a nuestra misma manera de actuar: la acogida, la relación con la Administración y con entidades privadas… Se ha aumentado el volumen de acogidas, que han saturado los servicios en algunos lugares, perdiendo calidad y calidez. A veces hemos sido víctimas de la imposibilidad de acompañar mejor a las personas, también por la saturación”, señaló, según informa la Delegación Diocesana de Medios de Zamora.

Ataba advirtió también de que este desbordamiento “nos ha podido llevar a la pérdida de algunos criterios compartidos, cayendo en el activismo, que es un peligro, porque se pierde el sentido de la actividad, la reflexión necesaria, la formación, la interiorización, la oración”.

En el nº 2.724 de Vida Nueva.

Actualizado
08/10/2010
Compartir