El Papa llega al corazón de Londres

La detención de cinco sospechosos de planear un ataque terrorista “no tiene conexión con la visita papal”, según Lombardi

(Juan Rubio– Enviado especial a Londres)

No hay relación con la visita del Papa. El arresto de cinco personas sospechosas de preparar un atentado terrorista, no consta que tenga relación con la visita papal, sino que forma parte de la tarea habitual de la policía en su lucha contra el terrorismo”. Son palabras del portavoz vaticano Federico Lombardi. El Papa continúa con su programa que esta tarde tiene en “Central London” uno de los momentos más importantes con la visita al Dr. Rowan Williams, primado de la Iglesia anglicana en Lambeth Palace, el encuentro en el histórico Westminster Hall y la oración vespertina en la Abadía de Westminster, lugar emblemático del anglicanismo.

Empieza el fin de semana para los londinenses. El Papa llega a la hora en que la ciudad queda más desierta y el tráfico es menos intenso. Es la segunda parte de una visita que va creciendo en interés. Al fin y al cabo, decía un destacado periodista en la  BBC-1Nunca se había visto una campaña tan agresiva, ni tan siquiera cuando han venido en visita oficial algunos dictadores sanguinarios”. Todos están contra el “secularismo extremo” que ayer denunciaba Benedicto XVI ante la Reina y que el cardenal Kasper calificó de “agresivo”. Y es que en este país en el que “privacy” y “private” tienen significado distinto, las palabras son muy importantes. Algo de esto sucedió ya en el Vaticano cuando Tony Blair se encontró con el Papa. Se hablo de “confronto” como “enfrentamiento” y no como “encuentro”. Y otras muchas palabras que en la traducción han sido causa de conflictos. Hoy, más que nunca, el lenguaje debe cuidarse en el corazón de Londres.

El centro de Londres ya está preparado para la visita del Papa esta tarde a partir de las cuatro, hora británica. Benedicto XVI visitará en Lambeth Palace, residencia oficial del primado de la Iglesia de Inglaterra, a Rowan Williams, quien formó parte del séquito de bienvenida ayer en Edimburgo. Después, en Westminster Hall, un escenario cargado de historia, testigo de la ruptura histórica de ambas iglesias,  será el encuentro con la sociedad civil. La tarde concluirá con una celebración conjunta en la Abadía de Westminster. Benedicto XVI recorrerá en papamóvil el corazón mismo de una ciudad como Londres en donde la afluencia de turistas es importante y cuyas calles no suelen ser cortadas, excepto en casos extraordinarios. Hoy es uno de ellos.

El Papa ha declinado hacer el recorrido en la carroza real, como es habitual en las visitas de jefes de Estado, así como asistir a la cena de gala en Buckingham Palace, a la que irá el cardenal Bertone. Las calles del “Central London” van quedando sin tráfico y llenándose de turistas curiosos (es ésta una de las ciudades más turísticas del mundo) y de muchos británicos desplazados hasta la ciudad en el inicio de este “week end” especial. La organización ha hecho coincidir la llegada del Papa a la capital el día en el que empieza la desbandada del fin de semana. Los servicios de transporte han aumentado y la policía ha “peinado el recorrido”.

Atentado frustrado

Se ha sabido que cinco personas han sido detenidas en una operación llevada a cabo por la policía. Los detenidos, según fuentes policiales, pretendían atentar contra el Papa, aunque aún son pocas las noticias al respecto. Este tipo de detenciones son habituales en una ciudad que aún vive con el miedo a los atentados terroristas. La virulencia del IRA antaño y el atentado del 7-J procedente de grupos islámicos, ha hecho particularmente sensible a la seguridad nacional que frecuentemente hace una redada de sospechosos. Justo a esta hora el P. Lombardi ha comparecido ante los medios de comunicación para expresar que el programa de la visita continúa y que el Papa está sereno, a la vez que ha quitado importancia a la noticia del arresto de sospechosos, desvinculándolo de la visita.

Un encuentro, sin duda histórico, como todos los que están teniendo lugar en estos días. El Dr. Williams, que ha destacado el nivel teológico del Papa y su altura intelectual, ha mostrado su deseo de avanzar en una mayor unidad, si bien en los últimos días, el primado de la Iglesia de Inglaterra, ha destacado con mayor énfasis la necesidad de un trabajo común para erradicar la pobreza y la lucha por una mayor justicia. Williams considera importante que ambas confesiones trabajen unidas para luchar contra el secularismo. En temas de calado teológico, las diferencias son mayores. A un lado han quedado las “desafortunadas” palabras del cardenal Kasper, sacadas de contexto, y que han resultado sorprendentes para el sector de la Iglesia anglicana que mantiene un “excelente concepto del cardenal alemán por su gran labor en el ecumenismo”. Kasper no ha asistido al viaje, como estaba previsto, por una enfermedad de última hora que ha sido calificada como “enfermedad diplomática”.

Avanza la visita y va lentamente suavizándose la campaña en contra por parte de algunos grupos extremistas. Las palabras del Papa en el vuelo desde Italia condenando con firmeza los abusos sexuales del clero a menores, han sido criticadas por algunas asociaciones que consideran que el Papa ha hablado de la pedofilia como enfermedad, pero no como desorden. Más allá de estas protestas, por otra parte normales en esta ciudad, Benedicto XVI continua con su programa, mientras que la visita va in crescendo en valoración por parte de la sociedad británica. Él mismo lo dijo ayer en el vuelo: “No tengo miedo a las protestas. Sé que este país es desde siempre tolerante y respetuoso”. Ahora mismo, desde la ventana del hotel, se aprecia una panorámica inusual: Westminster Brige está desierto.

————

Siga el viaje de Benedicto XVI al Reino Unido en vidanueva.es

————

CRÓNICAS

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
17/09/2010
Compartir