El Papa en el Reino Unido: “La búsqueda espiritual es fundamental para el hombre”

Benedicto XVI alienta a los líderes religiosos británicos para continuar un diálogo respetuoso y abierto

Benedicto XVI con el rabino jefe de Inglaterra, Lord Jonathan Sacks

(Vida Nueva) Después de la alocución en el acto de recibimiento en Edimburgo, de la homilía en la explanada de Glasgow y del mensaje de aliento a la escuela católica, el discurso de Benedicto XVI ante los líderes de otras religiones era esperado como uno de las más importantes de esta visita papal al Reino Unido. En él ha subrayado la importancia del diálogo interreligioso y ecuménico en aras del bien de toda la sociedad.

El encuentro ha tenido lugar en el Waldegrave Drawing Room del St. Mary’s University College y en él han participado, entre otros, los principales representantes de las comunidades judías y musulmanas del Reino Unido.

“Me gustaría comenzar señalando el aprecio que la Iglesia católica tiene por el importante testimonio de todos vosotros, hombres y mujeres de espíritu, en un momento donde las convicciones religiosas no siempre son bien entendidas o apreciadas. La presencia de creyentes comprometidos en diversos ámbitos de la vida social y económica habla por sí misma de que la dimensión espiritual de nuestras vidas es fundamental en nuestra identidad como seres humanos o, en otras palabras, que el hombre no sólo vive de pan”, ha dicho Benedicto XVI.

El Papa se ha destacado la importancia de la “cooperación en común” de las diferentes tradiciones religiosas en aras del bien común, “que complementa el aspecto personal de nuestro continuo diálogo”.

“Vuestra presencia y testimonio en el mundo –ha continuado el Pontífice– recuerdan la importancia fundamental que tiene para la vida de cada hombre esta búsqueda espiritual en la que estamos comprometidos”.

“¿Por qué existe algo en vez de nada?”

Benedicto XVI ha reconocido la importante aportación de las ciencias humanas y naturales, pero ha señalado que éstas no bastan para “satisfacer los deseos más profundos del corazón del hombre; no pueden explicar plenamente nuestro origen y nuestro destino, por qué y para qué existimos; ni siquiera pueden darnos una respuesta exhaustiva a la pregunta: ‘¿Por qué existe algo en vez de nada?'”.

En una defensa firme de la religión, Benedicto XVI ha explicado que “la búsqueda de lo sagrado no devalúa otros campos de investigación humana. Al contrario, los sitúa en un contexto que acrecienta su importancia como medios del ejercicio responsable de nuestro dominio sobre la creación. (…) Es así cómo la genuina creencia religiosa nos sitúa más allá de la utilidad presente, hacia la trascendencia. Nos recuerda la posibilidad y el imperativo de la conversión moral, el deber de vivir en paz con nuestro prójimo y la importancia de llevar una vida íntegra.

La necesaria “reciprocidad”

Profundizando en la necesidad de la colaboración y el diálogo interreligioso, el Pontífice sostiene que, para que éste sea fecundo, “es necesario que haya reciprocidad en cuantos dialogan y en los seguidores de otras religiones”. Y se ha referido, sin citar ningún país en concreto, a la situación de algunas partes del mundo donde falta “respeto recíproco, la libertad para poder practicar la propia religión y participar en actos públicos de culto, así como la libertad de seguir la propia conciencia sin sufrir ostracismo o persecución, incluso después de la conversión de una religión a otra”.

“Establecido dicho respeto y apertura, la gente de todas las religiones trabajarán juntos de manera efectiva por la paz y el entendimiento mutuo, y serán así un testimonio convincente ante el mundo”, ha alentado.

Benedicto XVI opina que el diálogo no tiene por qué limitarse a “discusiones formales”: “El diálogo de vida implica sencillamente vivir uno junto al otro y aprender el uno del otro de tal forma que se crezca en el conocimiento y el respeto recíproco”.

Entre las aplicaciones concretas del “diálogo de acción” el Papa ha indicado la promoción del desarrollo humano integral, la lucha por la paz y la justicia, la defensa de la vida humana “en todas sus etapas” y el asegurar “que no se excluya de la vida social la dimensión religiosa de individuos y comunidades”.

Promover el diálogo, misión de la Iglesia local

En cuanto al ámbito de las conversaciones formales, y después de subrayar la necesidad de coloquios teológicos, ha expresado su satisfacción por “tantas iniciativas positivas emprendidas en este país para promover este diálogo en distintos niveles. Como los obispos católicos de Inglaterra y Gales han subrayado en su reciente documento Encontrar a Dios en el amigo y en el desconocido, el esfuerzo por reunir de manera amistosa a los miembros de otras religiones se está convirtiendo en parte natural de la misión de la Iglesia local“.

El Obispo de Roma ha concluido su discurso asegurando que la Iglesia católica seguirá “por este camino de compromiso y diálogo en el genuino respeto hacia vosotros y vuestras creencias”.

Miles de personas siguen al Papa

Un  total 125.000 personas se concentraron en las calles de Glasgow para recibir  a Benedicto XVI en la tarde del jueves 16, cuando éste se dirigía al Bellahoustor Park de la localidad escocesa. La cifra, confirmada por la Policía Local, multiplica por cinco al número de fieles que recibieron a Juan Pablo II en el mismo enclave en 1982.

Del mismo modo, más de un millar de fieles se presentaron en la sede de la Nunciatura apostólica, en la localidad londinense de Wimbledor, para dar la bienvenida al Papa, informa Europa Press.

Cita histórica en el Westminster Hall

En la tarde del viernes 17 tendrá lugar una de las estampas más esperadas y significativas de este viaje, cuando Benedicto XVI se convierta en el primer papa que visite la Abadía de Westminster, donde han sido coronados la mayoría de los reyes ingleses desde el siglo XI, incluido Enrique VIII, artífice de la ruptura de Inglaterra con Roma.

A las 16:00 h. (17:00 h. en España) el Papa realizará una visita de cortesía al arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia anglicana, Rowan Williams, en el Palacio de Lambeth. Una hora después acudirá al Westminster Hall, donde Tomás Moro fue condenado a muerte por no fimar el Acta de Supremacía (promulgada por Enrique VIII para separarse de Roma), y allí mantendrá un encuentro con exponentes de la sociedad civil, el mundo académico, cultural y empresarial y el Cuerpo Diplomático, además de los líderes religiosos.

A las 18:15 h. (19:15 h. en España) tendrá lugar una celebración ecuménica en la Abadía de Westminster.

Encuentros políticos y la beatificación de Newman

El sábado será el turno para los encuentros de carácter más político. En el Palacio Arzobispal, el Papa irá recibiendo sucesivamente y en audiencias separadas al primer ministro, David Cameron; al viceprimer ministro, Nick Clegg; y al líder de la oposición.

Por la mañana Benedicto XVI presidirá la Misa en la Catedral de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo (City of Westminster). El acto más destacado de la tarde será la vigilia de oración por la beatificación del cardenal Newman. Ésta tendrá lugar el domingo en el Cofton Park de Birmingham.

————

Siga el viaje de Benedicto XVI al Reino Unido en vidanueva.es

————

CRÓNICAS

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
17/09/2010
Compartir