Viaje del Papa al Reino Unido: crece el interés de los británicos

El Vaticano confía en que Benedicto XVI será bien acogido, a pesar de las protestas

La Santa Sede cree que la hostilidad hacia el Papa es minoritaria. En la imagen, un autobús-protesta

(Antonio Pelayo– Roma) “Las expectativas y el interés de la sociedad británica están aumentando muy por encima de algunas manifestaciones de desaprobación ruidosas pero al fin y al cabo marginales”. Estas palabras del director de la Sala de Prensa de la Santa Sede resumen el clima que reina en el Vaticano horas antes de que comience el viaje de Benedicto XVI al Reino Unido, “uno de los más esperados de su pontificado”, como lo ha definido el jesuita Federico Lombardi.

Es obvio que para algunos medios de comunicación la visita del Santo Padre a Escocia e Inglaterra sólo provoca indignación, recelos y rechazo en la sociedad británica. Se ha llegado a escribir que Joseph Ratzinger tendrá que cancelar todos sus contactos con la población por miedo a ser agredido verbal o incluso físicamente.

La verdad es muy diferente. “El eco de estas protestas –ha dicho el P. Lombardi– nos parece superior al clima efectivo de la población. Lo que se deduce de algunas encuestas es que el interés por la visita del Papa no es pequeño, mientras que la hostilidad, sólo parte de una minoría. Las protestas forman parte del clima normal de una sociedad pluralista en la que existe una gran libertad de expresión, como es la británica, en la que los católicos son una minoría” (el 8,7%, de una población de 59 millones).

Los periódicos ingleses anuncian que la única manifestación contraria a la visita papal tendrá lugar en Londres el sábado 18 de septiembre en Hyde Park, donde el Pontífice presidirá una vigilia de oración por la beatificación del cardenal John Henry Newman.

Discurso a la sociedad civil y la cultura

Rowan Williams

El viernes 17 por la tarde el Papa tomará la palabra en el Westminster Hall ante una nutrida representación de la sociedad civil, el mundo académico, cultural y empresarial. Discurso crucial en el que, según el padre Lombardi, “la gran autoridad religiosa y moral del Papa podrá ofrecer una contribución específica importante, serena, positiva y constructiva, de orientación para los grandes desafíos del mundo”.

Poco antes, el primado de la Iglesia anglicana, Rowan Williams, recibirá al Papa el viernes 17 en su residencia de Lambeth Palace, donde ambos mantendrán una larga conversación. A alas 18:15 h. asistirán juntos a una celebración ecuménica en la Abadía de Westminster.

Encuentro de interés ecuménico

Aunque las relaciones entre ambas Iglesias pueden calificarse de excelentes, la delicada situación por la que atraviesa la Iglesia anglicana y las disposiciones dadas por Benedicto XVI en la Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus para la institución de ordinariatos personales para los anglicanos que entren en plena comunión con la Iglesia católica dan a este encuentro un interés muy particular.

La beatificación del cardenal Newman, el domingo por la mañana en el Cofton Park de Rednal, en Birmingham, será una buena ocasión para subrayar las convergencias profundas entre las diversas experiencias personales de la fe.

Un millón de participantes

Pero seguramente será a los católicos de Inglaterra, Gales y Escocia a los que Benedicto XVI dedicará su mayor atención.

Los obispos se han movilizado para que los cinco millones de sus fieles participen activamente. Se calcula que en torno a un millón de ellos lo harán en las ceremonias de Glasgow, Londres y Birminghan.

Más información en el nº 2.721 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la crónica vaticana completa aquí.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
15/09/2010
Compartir