Jorge Rando: “El artista cristiano nunca debe esconder sus creencias”

Escultor y pintor, creador del único Museo al Aire Libre de Málaga

(Encarni Llamas Fortes) Jorge Rando es un artista malagueño. Cuando acabó sus estudios de Filosofía se trasladó a Colonia. Su relación con el arte y la cultura centroeuropeas ha dejado una huella indeleble en su obra. En 1984 regresó a España con su esposa Margit, y desde entonces alternan su residencia entre Málaga y Hamburgo. Entre sus últimas genialidades está la de crear un museo en la calle, en los Jardines de la Catedral de Málaga. Es el primer y único Museo al Aire Libre que existe en la ciudad.

“A principios de 2007 –cuenta Jorge–, el entonces deán de la Catedral, Francisco García Mota, entró en contacto conmigo porque era su deseo que los yugos antiguos de madera y de hierro de las campanas originales se restauraran para poderlos exhibir al público. De ahí surgió la idea de hacer el Museo al Aire Libre”. Restauró los yugos, que utilizó, junto con los badajos, para integrarlos en varias esculturas, algunas, de más de dos toneladas.

“El gran reto era elevarlos y atrapar el sonido de las campanas”. Lo solucionó utilizando el espacio como masa: “Junto a la base de la torre norte, instalé el grupo escultórico Las Cruces, que ya se habían exhibido en 2008 en el Palacio Episcopal de Málaga. Luego realicé El abrazo a la Cruz”, una pieza puramente expresionista de 3,5 metros de altura con una leyenda grabada en hierro: “El abrazo a la Cruz es un abrazo al Amor”.

Jorge piensa que “el arte cristiano no vende, pero nosotros, los artistas cristianos tenemos que dar testimonio de nuestra fe en todos los momentos de nuestra vida. Parte de ella la dedicamos a hacer arte, a recrear lo que ya creó el Supremo Hacedor (…). El artista cristiano nunca debe esconder sus creencias, aunque a veces vaya en detrimento de su éxito”.

Son varias las parroquias de la diócesis que disfrutan de la generosidad y el arte de Rando, pues no hay más que proponerle una idea para que aparezca con una obra de arte ‘a la medida’. Como el políptico que dejó con la boca abierta a los feligreses de La Natividad del Señor, en la barriada de La Paz.

Más información en el nº 2.720 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, vea la entrevista íntegra aquí.

Actualizado
08/09/2010
Compartir