La Tarraconense, preocupada tras la sentencia del Estatut

Los obispos catalanes piden en una nota que se reconozca la “realidad nacional”

(Jordi Llisterri– barcelona) Los obispos de Cataluña se han pronunciado conjuntamente por primera vez sobre los efectos de la sentencia sobre la constitucionalidad del nuevo Estatut de Cataluña, tras la manifestación del 10 de julio en Barcelona de rechazo al fallo del Tribunal Constitucional. En una nota, sin citar directamente la reacción a la sentencia, muestran su “preocupación como pastores” sobre “el momento actual que vive Cataluña”.

Los prelados afirman que “no nos corresponde promover una solución política determinada a los problemas que plantea la manera de organizar la sociedad”, pero piden “que los caminos que se vayan tomando reconozcan y respeten la dignidad y los derechos fundamentales de las personas y de los pueblos”. También apuestan por “una convivencia pacífica, justa y duradera”, en alusión al malestar creado por la sentencia del Tribunal Constitucional que corregía algunos puntos del Estatuto de autonomía aprobado hace cuatro años por referéndum en Cataluña. En este contexto, los obispos añaden: “Nos reafirmamos en lo que ya nuestros predecesores enseñaban en su documento Raíces Cristianas de Cataluña”. Esta carta pastoral, aprobada por los obispos catalanes en 1985, reconoce “la realidad nacional de Cataluña, plasmada a lo largo de un milenio de historia y también reclamamos para ella la aplicación de la doctrina del magisterio eclesial sobre los derechos y los valores culturales de las minorías”, y afirma “la existencia de la nación catalana”. Aunque la nota episcopal no recoge ninguna cita de Raíces Cristianas de Cataluña, afirma que este documento “sigue siendo un referente significativo en las actuales circunstancias”.

Plena actualidad

Hace unos meses, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, también reconoció la plena “actualidad” de este documento. En las mismas declaraciones, antes de la sentencia, Sistach expresó el “deseo de que queden reconocidos plenamente los derechos de nuestro pueblo a su identidad nacional, manifestada en su realidad cultural e histórica”, y apostaba por una “realidad que debe ser abierta, plural e integradora de todas las sensibilidades de las personas que viven y trabajan en Cataluña”.

La nota se publicó después de la reunión que realizaron en La Seu d’Urgell del 19 al 21 de julio. Fue el 195º encuentro de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que se reúne cada trimestre desde 1968. Hicieron por primera vez una visita oficial a Andorra, país del cual es copríncipe el arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives. Visitaron el Parlament y también peregrinaron al Santuario de Meritxell, la patrona.

Hace pocos días que el arzobispo de Urgell hizo pública una remodelación de los servicios del copríncipe episcopal, con el nombramiento del sacerdote Josep Maria Mauri como nuevo vicario general y adjunto al representante personal del copríncipe. También incorporó al sacerdote Cinto Busquet –hasta ahora residente en Roma– como jefe de gabinete y secretario particular, junto con el nombramiento de una jefa de protocolo, Cristina Orduña.

————

EL PAPA, EN LA SAGRADA FAMILIA Y CON LAS FAMILIAS


El cardenal Lluís Martínez Sistach presentó el día 23 el programa oficial de la visita de Benedicto XVI a Barcelona. El motivo del viaje es la dedicación del templo de la Sagrada Familia, el 7 de noviembre. Pero el programa se ha ampliado con una visita por la tarde al Instituto Niño Dios, en el que se encontrará con familias de niños discapacitados o con enfermedades graves. El encuentro permitirá el diálogo del Papa con estas familias y orar conjuntamente. Así, se quiere entrelazar la dedicación a la Sagrada Familia del templo de Gaudí con la atención que la Iglesia ofrece a las familias con dificultades. Sistach también anunció que, tras la dedicación, la Sagrada Família será declarada basílica.

El cardenal invitó a los fieles a salir a la calle para recibir a Benedicto XVI en el recorrido en papamóvil desde la sede del arzobispado hasta la Sagrada Familia. El templo sólo podrá acoger a 7.500 personas, pero se podrá seguir a través de pantallas en el exterior. A las 12:00 horas, pronunciará el Angelus desde la fachada del Nacimiento. Llegará a Barcelona la noche del 6 procedente de Santiago de Compostela y será despedido por los Reyes el día 7, a las 18:30 horas, en el aeropuerto del Prat.

En el nº 2.718 de Vida Nueva.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA


Actualizado
30/07/2010
Compartir