El Papa confirma la dimisión del alemán Mixa

El obispo alemán Walter Mixa

(M. Gómez) Definitivamente confirmado: Walter Mixa no es ni va a volver a ser obispo de Augsburgo, cargo del que fue relevado cuando el Papa aceptó su renuncia el 8 de mayo, presentada por el propio Mixa tras acusaciones de malos tratos a menores y de desvíos financieros. El obispo alemán fue recibido el 1 de julio por Benedicto XVI, quien ha confirmado el carácter definitivo de la dimisión.

Se pone fin así a una “polémica excesiva” (expresión del comunicado vaticano posterior a la audiencia) que coincidió con los casos de pederastia en la Iglesia en Alemania y que ha sembrado una cierta controversia en el Episcopado del país. Walter Mixa presentó la renuncia a finales de abril y luego fue acusado y absuelto de delitos de pederastia.

Pero a mediados de junio denunció un complot de varios obispos para forzarle a dimitir, entre ellos, el presidente del Episcopado, Robert Zollitsch, y el arzobispo de Múnich, Reinhard Marx, que, según Mixa, deberían “haber hecho prueba de mayor fraternidad, en lugar de precipitarse a ir a ver al Papa para presentarle un supuesto caso de abuso sexual como justificación” .

El obispo ha reconocido, “con toda sinceridad y humildad”, que “ha cometido errores –por los que vuelve a pedir perdón, se añade– que han causado una pérdida de confianza y hecho inevitable su renuncia”. Ahora “se retirará durante un tiempo en silencio, recogimiento y oración”. Para el P. Lombardi, este comunicado es “un bello ejemplo que da el Papa para hacer frente a las tensiones”.

En el nº 2.715 de Vida Nueva.

Actualizado
09/07/2010
Compartir