Cáritas y otras ONG llaman a acabar con el ‘sinhogarismo’

La muerte de dos ‘sintecho’ en Vizcaya evidencia la falta de recursos

(Marina de Miguel) Isaías falleció en la noche del 30 de junio, en plena calle de Baracaldo, mientras dormía en el rellano de una escalera cerrada al público. El pasado 11 de mayo, otra persona sin hogar, V. C. H., sufría la misma suerte en el umbral de una oficina bancaria de la localidad. “Una sociedad sana ha de ser capaz de cuidar y promocionar a toda su ciudadanía, especialmente a quienes son más débiles”, reivindica la Plataforma en favor de las Personas sin Hogar y de la inclusión residencial en Vizcaya (BesteBi) ante estas últimas tragedias.

Según denuncia a Vida Nueva Joseba Gaya, responsable diocesano del programa ‘Sin Techo’ de Cáritas Vizcaya, miembro de la red, Baracaldo y otros grandes municipios no disponen de los recursos necesarios. “Esto es especialmente sangrante en una situación de crisis como la actual, en la que no sólo no se ponen en marcha servicios, sino que, a la hora de utilizar los existentes, se deja de lado a quienes están más necesitados. Así ocurre con los cursos de formación”.

Pero, como señala a continuación, acabar con esta forma de pobreza extrema no es sólo una responsabilidad de las Administraciones, compete a toda la sociedad. “Es cierto que, como ciudadanos que somos, no queremos ver la parte que deja en evidencia nuestro sistema social. También tenemos una responsabilidad con estas personas”. Entre las iniciativas de esta plataforma destacan los actos de homenaje a los fallecidos o el primer recuento de personas sin hogar realizado en Bilbao.

Como BesteBi, son muchas las entidades que trabajan en este campo. Todas, con motivo de la designación de 2010 como Año Europeo contra la Pobreza y la Exclusión Social, han lanzado un claro mensaje: acabar con el ‘sinhogarismo’ es posible y necesario. Para ello hay que dar un giro a las políticas actuales, pues, como ha alertado la Coordinadora de ONGD-España, “la presidencia española de la Unión Europea ha sido decepcionante en términos de lucha contra la pobreza”.

“Hay que dejar de invertir en medidas de emergencia a corto plazo y de poner en marcha estrategias integrales para acabar con este fenómeno en 2015”, afirma la Federación Europea de Organizaciones Nacionales que trabajan con las personas sin hogar (FEANTSA). Propone que nadie duerma en la calle, viva en un alojamiento de emergencia o temporal más de lo necesario, abandone una institución sin una alternativa y que ningún joven termine sin hogar por ser independiente.

————

PROPUESTAS PARA UN HOGAR


Un grupo de entidades de apoyo de la Comunidad de Madrid (Asociación Realidades; Cáritas Madrid-CEDIA 24 horas; Centro Luz Casanova; FACIAM; Fundación San Martín de Porres; Provivienda; Fundación RAIS y RED Acoge) han elaborado el documento 10 propuestas para una estrategia de erradicación del ‘sinhogarismo’.

El punto de partida sería reconocer el derecho a una vivienda digna y estable, recogido en el artículo 47 de la Constitución. También habría que lograr que las Administraciones adopten un enfoque global que permita integrar las perspectivas de política social y de vivienda en la lucha contra este fenómeno.

Para desarrollar esta política integral sería necesario un enfoque preventivo, con el fin de cubrir las carencias de una vivienda digna y adecuada. De este modo, se debe contar con la provisión suficiente de vivienda en régimen de alquiler adecuado y a precio asequible; así como la puesta en marcha de ayudas dirigidas al mantenimiento del alquiler y servicios preventivos de asesoramiento.

Puesto que el 49,6% de las personas sin hogar está buscando trabajo, apuestan por desarrollar una política integral de inserción sociolaboral que atienda sus peculiaridades y requerimientos. Esta adaptación debe también plasmarse en la oferta residencial y en los servicios sociales, que tienen que garantizar la calidad de la prestación.

El decálogo contempla a su vez atender a las rupturas relacionales y afectivas, facilitar la experiencia participativa, incorporar un enfoque de género y la coordinación de todos los implicados en esta lucha.

En el nº 2.715 de Vida Nueva.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
09/07/2010
Compartir