¿Han dejado de creer los españoles en la democracia?

La Fundación Encuentro analiza la desafección política y el papel de la Iglesia en el cambio de época

Los ciudadanos acuden a votar en las elecciones generales de 1977

(Victoria Lara) “Existe una afección, un cariño, hacia la democracia como sistema de valores, pero, por otro lado, existen quejas de la ciudadanía sobre la calidad de esa democracia”. Éste es el diagnóstico que ofrece el profesor Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona, en relación con la idea, cada vez más evidente en España, de la existencia de una “desconfianza democrática”.

De este problema de fondo parte también el último InformeEspaña 2010. Una interpretación de su realidad socialelaborado por la Fundación Encuentro, con el que ha colaborado el propio Subirats y que se presentó el pasado 21 de junio en Madrid.

Como prueba de la desafección de la población hacia la democracia, Joan Subirats cita la creciente situación de abstención política, que considera preocupante, sobre todo “si atendemos a que los datos de abstención más graves suelen coincidir con los sectores ciudadanos donde hay más problemas. Es lo que se conoce como sensación de ‘sociedad alejada’”.

Tal y como se refleja en el informe de la Fundación Encuentro, “el sistema político no funciona como debería. La política está en crisis”. Pero, ¿qué ha ocurrido para que hayamos llegado a esta situación? En opinión del catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, “el elemento clave que explica la situación actual es la asimetría entre el tipo de problemas que tenemos planteados y la capacidad de respuesta de nuestras instituciones ante esos problemas”.

¿Qué hacer? Ante esta situación, la Fundación Encuentro propone “repensar la política y la forma de llevarla a cabo”. Para ello, el Informe plantea “profundizar en la democracia, acercar instituciones y problemas y, por tanto, reforzar la política de proximidad que representan los gobiernos locales, desmonopolizar las instituciones y hacerlas más permeables a las iniciativas sociales, e implicar a la ciudadanía en la resolución de problemas”.

La Iglesia y el cambio de época

Una de las ideas que se extraen del 17º Informe de la Fundación Encuentro es que actualmente nos encontramos “en un escenario de transición”. Una transición que, sin embargo, para el presidente de la Fundación, el jesuita José María Martín Patino, dista mucho de la que vivió España a finales de los años 70 y principios de los 80: “Cuando se habla de cambio de época es muy difícil aplicar las sentencias y principios que se invocaron en una etapa como la Transición, en la que todo era mucho más claro. No se puede comparar aquella situación con la de ahora”, asegura, en declaraciones a Vida Nueva, quien, como secretario del cardenal Tarancón, vivió en primera persona aquel período significativo de la historia de España.

Está convencido de que en este cambio de época los cristianos también tendrían que “repensar” su manera de hacerse presentes en el mundo: “Que realmente nos dedicáramos a servir a los pobres, porque hemos delegado demasiado en una institución como Cáritas. Cada uno tiene que ser Cáritas”.

Más información en el nº 2.714 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, vea el texto íntegro aquí.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
02/07/2010
Compartir