Piris se plantea la dimisión como obispo de Lleida

En una carta a los obispos muestra su pesar por el litigio con Barbastro-Monzón

Piris, en su toma de posesión, junto al nuncio Monteiro de Castro

(M. Á. Malavia) El obispo de Lleida, Joan Piris, estaría sopesando la posibilidad de dimitir de su cargo. Así lo reconoce en una carta privada (cuyo contenido se ha filtrado a la prensa) enviada a todos los obispos de España con el objetivo de explicarles la actual situación de enquistamiento en el conflicto de los bienes de la Franja –un patrimonio cultural de 112 obras de arte sacro por el que litigan, desde hace años, su diócesis y la de Barbastro-Monzón, y en el que el Vaticano dio el año pasado la razón a la última–.

Al parecer, habría informado de su intención tanto al secretario de Estado vativano, Tarcisio Bertone, como al nuncio papal en España, Renzo Fratini, y a su predecesor, Monteiro de Castro. Una polémica que, en su opinión, estaría encontrando un nivel de “politización” tal que se haría necesaria “una verdadera mediación Iglesia-Estado”. Por ello se ha planteado el abandono, entendiendo que un asunto burocrático le impide desarrollar su labor pastoral, que, al fin y al cabo, considera su verdadera misión. Y mucho más cuando, antes de tomar posesión, lo consideraba un asunto resuelto: en los días previos la llegada de Piris, Javier Salinas, entonces administrador apostólico, firmó el acuerdo de devolución con Barbastro-Monzón. Sin embargo, es la Generalitat quien veta su salida, por considerar las obras como parte del patrimonio cultural catalán.

Un portavoz de Lleida ha explicado a la agencia EFE el malestar de su prelado ante la filtración de la carta: “No nos parece correcto que se haya hecho pública una carta dirigida a los obispos de forma fraterna y personalísima. Alguien, no sabemos quién, ha roto ese nivel de confianza y esa discreción con la que quiere llevar el asunto Piris”. Esta misma fuente reconoce que, efectivamente, éste “se siente impotente” ante un problema heredado.

Sin impedimentos

Por su parte, el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Millán, en declaraciones que recoge El Periódico de Aragón, rechaza la idea de que se esté “linchando” a Piris desde su diócesis y su entorno. Al contrario, insiste en que éste “no tiene ningún impedimento” para devolver las obras, debiéndose de limitar a ejecutar “una sentencia favorable” a su diócesis.

En el nº 2.712 de Vida Nueva.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
18/06/2010
Compartir