‘Edimburgo 2010’ pide un testimonio conjunto de amor

Cristianos de todo el mundo conmemoran los cien años del movimiento ecuménico

(Inmaculada Villa– Foto: Gary Doak/WCC) “Creemos que la Iglesia, como signo y símbolo del Reino de Dios, está llamada a dar testimonio de Cristo hoy, participando en la misión del amor de Dios por la fuerza transformadora del Espíritu Santo”. Así comienza el llamamiento conjunto que representantes de Iglesias cristianas de todo el mundo firmaron el 6 de junio en Edimburgo, en la clausura de la Conferencia Edimburgo 2010 (2-6 de junio), con la que se ha conmemorado el centenario de la primera Conferencia Misionera Mundial.

Aquélla tuvo lugar en la capital escocesa en 1910 y fue el origen del movimiento ecuménico moderno; ésta ha significado un momento decisivo para muchos que buscaban en estas jornadas una orientación para la realización de la misión cristiana en el siglo XXI. Cerca de 300 delegados de unos 60 países han participado en la Conferencia, que ha querido ser ‘un camino de ida y vuelta’.

En su sermón en la clausura, el arzobispo anglicano de York, John Sentamu, subrayó que lo esencial es dar testimonio: “Jesús y su Evangelio están hoy siendo juzgados en el tribunal del mundo por nuestras palabras y nuestras vidas. Tenemos que ser sus testigos en palabras y en obras”, y añadió que “nuestra misión no es posible si no nos sentimos llamados a ser profetas”. Inspirándose en la profecía de Ezequiel sobre los huesos secos, Sentamu exhortó: “Debemos ayudar a nuestras Iglesias a actuar proféticamente, hablando con libertad contra la injusticia”.

Antes de finalizar el acto se leyó el llamamiento conjunto, cuyos firmantes se saben “llamados a encarnar y proclamar la buena noticia” y están abiertos “al diálogo auténtico, al compromiso respetuoso y al testimonio humilde” entre creyentes y no creyentes. “Estamos llamados –siguen– a ser comunidades de compasión y de sanación” donde los jóvenes participen activamente y donde hombres y mujeres compartan el poder y las responsabilidades.

Más información en el nº 2.712 de Vida Nueva. Si es usted suscriptor, lea la noticia completa aquí.

Actualizado
17/06/2010
Compartir