La voz de las mujeres católicas cumple cien años

La UMOFC está presente en los centros internacionales de decisión

(Marina de Miguel) Era necesario ensanchar nuestro campo de trabajo, ser una fuerza activa al servicio de la renovación social cristiana en todo el mundo, mantener la fe, defender las libertades religiosas”. Pilar Zorita, representante de España en el Consejo General de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), recuerda cómo en 1910 un grupo de agrupaciones de fieles comprometidas decidieron unirse para  “promover la presencia, participación y corresponsabilidad de las mujeres católicas en la sociedad y en la Iglesia”.

Han pasado cien años de este impulso inicial y son muchos, como relata a Vida Nueva, los frutos que se han ido cosechando, como que en 1955 lanzara, antes que la FAO, una histórica campaña contra el hambre, por la que surgió en España Manos Unidas. O que, en 1962, su presidenta, Pilar Bellosillo, formara parte de la delegación que asistió a la solemne apertura del Concilio Vaticano II, en el que participó como observadora. Ya en la historia más reciente, se podrían destacar la intervención en la Comisión de Desarme de las Naciones Unidas (Nueva York, 1970); las participaciones en las Conferencias Mundiales sobre Población y Medio Ambiente (El Cairo, 1994) y sobre las Mujeres (Beijing, 1995), y que en 2006 fuera reconocida por la Santa Sede como una Asociación Pública Internacional de los Fieles. “Nunca ha dudado en comprometerse con la defensa de la fe y de los derechos humanos, particularmente los de las mujeres”, resalta Zorita, que destaca la importancia de estar presentes en los centros internacionales de decisión.

Celebración en Madrid

La celebración del centenario, cuyo punto culminante se vivió en Madrid el 26 de mayo con un acto donde también estuvieron presentes Higinio Junquera (presidente de Acción Católica General), Araceli Cavero (responsable de la UMOFC en España) y Atilano Rodríguez (obispo de Ciudad Rodrigo y consiliario de la Acción Católica Española), no ha impedido que se continúe con la vista puesta en el horizonte. La educación y la eliminación de la pobreza son los principales retos que la UMOFC tiene en la actualidad, tal como fijaron en la Asamblea General de 2006; pero también se ocuparán de la promoción de una cultura de paz y de la atención a la juventud.

En el nº 2.710 de Vida Nueva.

Actualizado
04/06/2010
Compartir