Paul Tighe: “Aspiramos a ser las páginas amarillas de los medios de comunicación de la Iglesia”

Responsable de ‘Intermirifica.net’

(Darío Menor– Roma) Internet es un terreno de evangelización tan importante como los medios de comunicación tradicionales. Benedicto XVI ya pidió a principios de año a los sacerdotes que utilizasen las nuevas tecnologías para proclamar la fe, y ha elegido esta cuestión como tema principal de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que se acaba de celebrar (16 de mayo). Para que sea desarrollada con éxito, la pastoral digital necesita conocimientos técnicos, una reflexión teológica e incluso una hoja de ruta que ayude a guiar el camino por el intrincado océano de Internet. Una de estas brújulas es Intermirifica.net, una página web creada recientemente por el Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales que ofrece un directorio de televisiones y radios católicas de todo el mundo. Paul Tighe, secretario de este dicasterio vaticano, explica que su objetivo es convertirse en “las páginas amarillas de los medios de comunicación de la Iglesia”.

¿Cómo nació la idea de Intermirifica.net?

Durante los últimos años, el Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales ha realizado una serie de congresos mundiales en el ámbito de las comunicaciones sociales de la Iglesia católica. En 2006 se realizó en Madrid el Congreso Mundial de las Televisiones Católicas. Dos años después, en Roma, el Congreso Mundial de Radios Católicas y Facultades de Comunicación, el año pasado se convocó a los obispos presidentes de las Comisiones de Comunicación de las conferencias episcopales, y el próximo será el Congreso Mundial de Prensa Católica.

En todas estas reuniones, el intercambio y conocimiento mutuo de las realidades y proyectos de comunicación ha sido enriquecedor. Es, precisamente, en el contexto y dinámica de estos encuentros que se ha visto la necesidad de tener acceso a un directorio de este tipo de entidades. En primer lugar, es necesario estimular a los medios católicos a que sigan poniéndose en contacto entre ellos, para que se originen así sinergias e intercambios, que, de hecho, ya están naciendo gracias a intereses comunes de los medios de comunicación católicos.

¿No existía ya una lista o un directorio de este tipo?

La situación de los medios de comunicación, especialmente las radios, televisiones y productoras, está en constante movimiento. En Latinoamérica, Asia o África, por ejemplo, mientras en un punto nace una radio comunitaria, en otro punto del país o continente se cierra otra. Podría ser ésta una razón por la que hasta ahora no se ha elaborado un directorio global de medios de comunicación. Por supuesto que hay organismos católicos que han elaborado sus propios directorios de medios de comunicación, pero la mayoría de ellos están centrados en regiones, formatos o pertenencia a grupos y redes que se van creando entre estos medios.

¿Aspiran a convertirse en la agenda de comunicación global de la Iglesia?

La aspiración es ser, como ya dijo alguien, las páginas amarillas de los medios de comunicación de la Iglesia. Creo que esto es posible gracias a los instrumentos y las soluciones tecnológicas que nos brinda la web, que facilitan la construcción de esta base de datos, y, por otro lado, la actualización constante de la información de contacto de los proyectos de comunicación. De hecho, Intermirifica.net ya está en cuatro idiomas y contiene las categorías de radio, televisión y productoras audiovisuales. Durante este año tenemos previsto que se sigan aumentando los idiomas de acceso y que se creen nuevas categorías, como agencias de noticias, periódicos o revistas.

¿Cómo es la estructura de este portal y a quién se dirige?

Contempla distintos niveles de usuarios. El usuario anónimo es cualquier visitante que accede a la página, realiza búsquedas por países, regiones, tipo de medios… No necesita registrarse en el sistema y puede interactuar dejando sus comentarios, especialmente si se debe señalar alguna actualización de datos. Luego están los usuarios editores, que, una vez que se han registrado en el sistema y han sido aprobados por un moderador, pueden crear nuevos registros con los datos de medios de comunicación. Estos moderadores controlan la información enviada por los editores y los comentarios de los usuarios anónimos. Finalmente está el nivel de usuario administrador. Los administradores del sistema son más bien instituciones como este dicasterio, la Asociación Católica Mundial para la Comunicación o el Consejo Episcopal Latinoamericano, que son los encargados de animar el proyecto a un nivel más global. Además de esto, hay una serie de links que señalan y dirigen a otros sitios web específicos, cada idioma tiene sus propios links y en ellos, por ejemplo, se están evidenciando algunas iniciativas que se han puesto en marcha para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

¿Tienen previsto incluir los contactos de los responsables de Prensa de los distintos dicasterios de la Curia, conferencias episcopales, diócesis, congregaciones…?

Como decía, se crearán nuevas categorías, porque el mundo de la comunicación en la Iglesia no se reduce a la radio y a la televisión. Estamos estudiando crear otras categorías como las oficinas de prensa, donde, por supuesto, se incluirían los datos de contacto de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y de los organismos eclesiales que tengan una oficina de comunicación.

¿Existen ya ejemplos de colaboraciones entre distintos medios católicos gracias a Intermirifica.net?

Sabemos que algunas radios del continente africano de lengua portuguesa han entrado en contacto desde hace tiempo con algunas radios católicas de Brasil y Portugal, y que se están intercambiando producciones. Aunque estos contactos nacieron mucho antes que el directorio, con el instrumento del directorio este tipo de intercambios o sinergias se podrán ampliar.

En red y en comunión

¿Cómo puede Intermirifica.net ayudar al desarrollo de los medios católicos en naciones en vías de desarrollo?

Este directorio pretende ser un instrumento para que los mismos medios inicien el contacto y la comunicación entre ellos con la lógica de hacer red para fortalecer su incidencia en el contexto social y aprovechar los intereses comunes. Creemos que de estos contactos que los mismos medios de comunicación realicen, podrán nacer sinergias, intercambios y colaboraciones concretas llevadas adelante con la mentalidad de red y sobre todo de comunión de bienes dentro de la Iglesia.

¿Cuáles son hoy los principales desafíos de estos medios?

Los grandes desafíos de los medios de comunicación católicos son dos: la calidad de los contenidos y la autofinanciación. Por un lado, el mensaje del Evangelio, que es un mensaje siempre nuevo, necesita ser anunciado a través de lenguajes con los que la sociedad de hoy se comunica. Esto nos pone delante el gran reto de buscar nuevos lenguajes en el ámbito de las comunicaciones sociales, en el diálogo de la Iglesia con el mundo. Por otro lado, se encuentra la autofinanciación: algunos medios sobreviven gracias a la publicidad, otros gracias a las donaciones y algunos a través de sus servicios. Hay que reconocer que el tema merece ser objeto de reflexión y profundo estudio.

dmenor@vidanueva.es

En el nº 2.709 de Vida Nueva.

Actualizado
28/05/2010
Compartir