Benedicto XVI en Portugal: “La mayor persecución a la Iglesia viene de dentro”

Primeras palabras del Papa en su visita apostólica al país luso

El Papa se dirige a los periodistas en el avión, camino de Portugal

(María GómezEnviada especial) En su primera mañana en Portugal, durante la visita apostólica que ha comenzado hoy mismo al país luso (del 11-14 de marzo, que le llevará a Lisboa, Fátima y Oporto), Benedicto XVI no ha podido dejar más titulares. El primero, de hecho, se produjo antes incluso de aterrizar. A preguntas de los periodistas que le acompañaban en el avión de Roma a Lisboa (adonde llegó a las 11:00 h., hora local), el Papa habló de los escándalos de la pederastia en la Iglesia que manchan la imagen de ésta desde hace varios meses: “La mayor persecución a la Iglesia” no viene de “enemigos de fuera, sino que nace del pecado de la Iglesia”.

“Los ataques al Papa y a la Iglesia no vienen sólo de fuera. Los sufrimientos de la Iglesia vienen de su propio interior, del pecado que existe en la Iglesia”, declaró Benedicto XVI.

Ante la situación “verdaderamente aterradora” que están suponiendo los casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, el Papa ha asegurado que la Iglesia “tiene una profunda necesidad de reaprender la penitencia, de aceptar la purificación, de implorar perdón”. Igualmente, subrayó la “necesidad de justicia” en este proceso.

En opinión del Papa, los miembros de la Iglesia deben estar “atentos” ante los “ataques del mal”, tanto externos como internos. Pero también quiso dejar una palabra de esperanza: “Las fuerzas del bien están presentes, y, al final, el Señor es más fuerte que el mal. (…) La bondad de Dios es la última palabra de la historia”.

Gratitud a Portugal

Así ha comenzado éste que es el 15º viaje apostólico de Benedicto XVI, en sus cinco años de pontificado. Pero no ha sido, ni mucho menos, lo único que el Papa ha comentado en el avión.

Entre otras cosas, el Pontífice ha manifestado su “alegría y gratitud” por la contribución de Portugal a la historia de la humanidad y de la Iglesia. También destacó este país como “una gran fuerza de fe católica” en “todo el mundo”, pues ha llevado consigo “una fe con coraje, inteligente y creativa” que ha sabido “crear grandes culturas”, y apuntó la presencia portuguesa en Brasil, África y Asia.

Benedicto XVI es recibido en el aeropuerto por el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva

A su llegada al aeropuerto internacional Portela de Lisboa, esta misma mañana, el Papa fue recibido por el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, y por el cardenal José da Cruz Policarpo, patriarca de Lisboa, entre otras autoridades políticas y civiles y otros obispos portugueses.

A la espera de un mensaje de esperanza

En sus palabras de bienvenida, Cavaco Silva habló “con profundo regocijo” y “sentida emoción” en nombre de los portugueses, asegurándole al Papa que éstos necesitan “quien les traiga un mensaje de esperanza” para su “sed de justicia y solidaridad”, en estos “tiempos de incertidumbre” por los que atraviesa el país.

En concreto, el presidente subrayó la necesidad de solidaridad (“el valor que distingue a los hombres de bien, independientemente de su fe”, aclaró) para combatir los “efectos de una crisis económica” con una incidencia “tantas veces de forma brutal e injusta” (actualmente, Portugal tiene una de las tasas de desempleo más altas de la Unión Europea, más del 10%, y dos millones de personas -el 20% de la población- vive por debajo del umbral de la pobreza).

Por otra parte, Cavaco Silva indicó que Portugal es un país “libre y plural” regido por “principios de promoción de la dignidad de la persona humana, de la justicia y de la paz”. Un país que, si bien respeta la separación Iglesia-Estado, también agradece el “servicio inestimable” que la Iglesia católica presta a la sociedad.

“Vengo como peregrino de la Virgen de Fátima”

Por su parte, Benedicto XVI agradeció al presidente y al Episcopado portugués las reiteradas invitaciones “para visitar esta amada y antigua nación”. “Vengo como peregrino de la Virgen de Fátima, investido de lo Alto en la misión de confirmar a mis hermanos que avanzan en su peregrinación hacia el cielo”, saludó Benedicto XVI.

En su primer discurso, durante la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto, el Papa ha explicado que esta visita “que ahora comienzo bajo el signo de la esperanza, quiere ser una propuesta de sabiduría y de misión”.

El Pontífice ha subrayado la importancia de la colaboración entre la Iglesia y el Estado: “De una visión sabia sobre la vida y sobre el mundo deriva el ordenamiento justo de la sociedad”.

“Puesta en la historia -siguió el Papa-, la Iglesia está abierta a colaborar con quien no margina ni reduce al ámbito privado la consideración esencial del sentido humano de la vida. No se trata de un enfrentamiento ético entre un sistema laico y un sistema religioso, sino más bien de una cuestión de sentido a la que se confía la propia libertad”.

Precisamente cuando se está cumpliendo en Portugal el primer centenario de la república, Benedicto XVI considera que aquel “giro” abrió “un nuevo espacio de libertad para la Iglesia”, al que se le dio forma en el Concordato de 1940 y en el actual, de 2004. “Los sufrimientos causados por las transformaciones han sido en general afrontados con coraje. Vivir en la pluralidad de sistemas de valores y de cuadros éticos requiere un viaje al centro del propio yo y al núcleo del cristianismo para reforzar la calidad del testimonio hasta la santidad”.

Visita al Monasterio de los Jerónimos

Al finalizar su discurso, Benedicto XVI se dirigió a la Nunciatura Apostólica para, desde allí, dirigirse al Monasterio de los Jerónimos, en Belén, muy cerca del Monumento a los Descubrimientos. Llegó a las 13.00 h. (con 15 minutos de retraso sobre la hora prevista), y de nuevo fue recibido allí por el presidente Cavaco Silva.

El Papa ha realizado una breve visita a la antigua iglesia de Santa María de Belén, donde rezó ante el Santísimo, y luego ha recorrido el claustro del Monasterio.

A escasos 400 metros de allí se encuentra el Palacio de Belén, residencia oficial del presidente de la República, adonde ha acudido para realizar la visita de cortesía a Cavaco Silva.

————

LOS HITOS DEL VIAJE:

————

CRÓNICAS:

Actualizado
11/05/2010
Compartir