La espiritualidad sacerdotal, a debate en la UPSA

José Vilaplana, en las conferencias de la UPSA

(Francisco García Martínez, UPSA) La espiritualidad que nutre la identidad del ministerio sacerdotal, la configuración teológica de esta identidad en el conjunto de la comunidad cristiana y la situación del diálogo ecuménico sobre el sacerdocio”. Éste ha sido el eje del ciclo de conferencias que la Facultad de Teología de la UPSA celebró del 27 al 29 de abril, dentro del Año Sacerdotal.

José Vilaplana, presidente de la Comisión Episcopal del Clero, subrayó la necesidad de una fuerte identificación con Cristo por parte del sacerdote y concretó el ejercicio del ministerio: la guía hacia Dios en una sociedad desorientada, el servicio a la comunión en una cultura donde los hombres viven dispersos y el testimonio de la misericordia en un mundo de sufrimientos interiores y exteriores.

El segundo día tuvo lugar una mesa redonda donde se presentaron la concepción católica del ministerio, la de las Iglesias nacidas de la Reforma y la situación actual del diálogo ecuménico. Alfredo Abad, de la Iglesia Evangélica Española, y Máximo García, de la Iglesia Bautista Española, mostraron su forma de concebir el sacerdocio común de los fieles, para ellos, sacerdocio universal. En esta perspectiva, el pastor es un servicio ministerial especial sin diferenciación sacramental. El profesor José María de Miguel presentó la concepción católica que armoniza ambos elementos, en cuanto el sacramento del orden es un instrumento del sacerdocio de Cristo y no una mediación distinta que robe a los fieles su acceso directo a Él. Fernando Rodríguez Garrapucho, director del Centro Ecuménico de la UPSA, analizó la evolución del diálogo ecuménico destacando las coincidencias entre la Iglesia ortodoxa y la católica, el consenso mayoritario entre el anglicanismo y la Iglesia católica, y los avances con la Iglesias de la Reforma.

Finalmente, el profesor Eloy Bueno de la Fuente abordó el puesto del presbítero en el interior de la Iglesia proponiendo la tríada: identidad vocacional personal en un encuentro configurador con Cristo, su pertenencia a la comunidad  como co-discípulo y la dimensión colegial de su ministerio en el interior de la ‘episcopé’.

En el nº 2.706 de Vida Nueva.

Actualizado
07/05/2010
Compartir