Gran acontecimiento eclesial para las diócesis vascas

El cardenal Hummes asiste a la Jornada Sacerdotal Interdiocesana

(Saturnino Gamarra– Vitoria) Un acontecimiento eclesial importante para las diócesis de Bilbao, San Sebastián y Vitoria tuvo lugar el 23 de abril: el encuentro de los tres presbiterios, gracias a la celebración de la Jornada Sacerdotal Interdiocesana. Para ella se trabajó con evidente decisión durante varios meses, saliendo al paso de las dificultades que surgían una tras otra, y también con gran fe, apostando a favor de la capacidad que los sacerdotes tienen para responder a la convocatoria de un encuentro fraterno, como así resultó.

El Año Sacerdotal, marco de esta celebración, ha coincidido con una fecha muy peculiar: el 60º aniversario de la creación de las Diócesis de Bilbao y de San Sebastián y de la correspondiente separación de Vitoria –la Bula de creación de las diócesis tiene la fecha del 2 de noviembre de 1949 y el Decreto de ejecución es del 1 de Junio de 1950–. La referencia a un origen común sirvió como poder de convocatoria para este encuentro, celebrado en el Seminario de Vitoria que, para lo más mayores, era su Seminario.

La iniciativa partió de los obispos de las diócesis citadas, que en aquel momento eran Ricardo Bláquez, Juan María Uriarte y Miguel Asurmendi, cuya orientación inicial señalaba que dicho encuentro tuviera un carácter festivo-celebrativo y que también incluyera una reflexión sobre ‘El sacerdote de hoy’. Para tal fin, se pensó en la presencia del cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero.

La primera parte se desarrolló en el Aula Magna del Seminario, con unos 250 participantes entre sacerdotes, seminaristas de los tres presbiterios y obispos. Asistieron, entre otros, Miguel Asurmendi, obispo de Vitoria; José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián, Mario Iceta, Administrador Apostólico de Bilbao; Luis María Pérez de Onraita, obispo de Malange (Angola);  además de los prelados eméritos Ambrosio Echebarría, Jesús Ramón Martínez de Ezquerecocha y Juan María Uriarte.

Después de una oración compartida, el cardenal Hummes ofreció una lección completa y magistral sobre ‘La espiritualidad presbiteral’. Partió de los elementos humanos y cristianos de la espiritualidad del presbítero e inmediatamente pasó a señalar los elementos relevantes de dicha espiritualidad: la caridad pastoral, el discipulado y la Palabra de Dios, la dimensión misionera, la Eucaristía, la comunión eclesial, el amor hacia los pobres, el celibato y la oración.

Retos y signos de esperanza

Los obispos vascos y el cardenal Hummes

Después de un descanso reconfortante, amigable y fraterno, se inició la mesa redonda, en la que intervinieron Ramón Prat y Pons, vicario de Lleida y profesor de pastoral en Barcelona, y Lorenzo Trujillo Díaz, profesor de Teología y co-párroco de la parroquia de San Pedro de Ciudad  Real. El primero presentó al ‘Presbítero secular’, situándolo en la secularidad dentro de los retos y los signos de esperanza que hoy tiene, desde lo que el presbítero es y en el cómo actuar. Por su parte, Trujillo Díaz ahondó en ‘La diocesaneidad del presbítero’ donde, después de señalar sus elementos básicos, apuntó a la situación actual de la diocesaneidad, necesitada de una mayor profundización de la sacramentalidad y, a su vez, de una visión renovada de la misma diocesaneidad.

A continuación, en la Iglesia del Seminario, se celebró la Eucaristía, presidida por el cardenal Hummes, concelebrada por los obispos y sacerdotes. Asurmendi dirigió la homilía a los participantes, recalcando desde la Palabra de Dios el hondo significado de lo que se estaba celebrando en dicho encuentro al participar todos de la misma Eucaristía. Fue magnífica la participación en los cantos. Cada acto celebrado dejaba su poso de cercanía y de comunión entre todos.

La jornada culminó con la comida fraterna en el comedor del Seminario, también presidida por el cardenal y los obispos. Esta celebración ha sido una expresión muy clara de la fraternidad sacerdotal que hay entre los presbiterios y con los obispos. Y, precisamente por eso, se quiere que este encuentro de los presbiterios de Bilbao, San Sebastián y Vitoria entre sí y con los obispos sea conocido como buena noticia.

En el nº 2.706 de Vida Nueva.

Actualizado
07/05/2010
Compartir