Comillas rinde homenaje al “auténtico ser sacerdotal”

Albert Vanhoye

Destacados ponentes participan en Madrid en un Congreso Internacional

Cláudio Hummes

(Miguel Ángel Malavia) En pleno Año Sacerdotal, entre el amplio panorama de conferencias, coloquios y homenajes celebrados en España, destaca por su especial relevancia un congreso internacional convocado por la Universidad Pontificia Comillas. Bajo el lema El ser sacerdotal: fundamentos y dimensiones constitutivas, entre el 19 y el 22 de abril se darán cita, entre otros, personalidades como el cardenal Cláudio Hummes, presidente de la Congregación para el Clero; el cardenal Albert Vanhoye, rector emérito del Pontificio Instituto Bíblico; Adolfo Nicolás, general de la Compañía de Jesús; Renzo Fratini, nuncio en España; José Vilaplana, obispo de Huelva y presidente de la Comisión Episcopal del Clero; o Juan María Uriarte, obispo emérito de San Sebastián.

Albert Vanhoye

El decano de la Facultad de Teología de Comillas, Gabino Uríbarri, explica a Vida Nueva qué es lo que ha motivado a esa universidad a realizar un esfuerzo de convocatoria y organización como éste –también ofrecerán sus ponencias teólogos y docentes de gran prestigio, como Luis González-Carvajal, Salvador Pié Ninot, Francisco Ramírez Fueyo, Ramon Prat, Santiago Madrigal o Santiago del Cura–: “Bajo el gran marco del Año Sacerdotal, queríamos poner de relieve la tradición de Comillas como un reconocido seminario pontificio para la formación de sacerdotes”. Como él mismo detalla, los objetivos del Congreso son, ante todo, tres: “Homenajear a todos los sacerdotes formados en nuestra universidad; sumarnos con gozo al Año Sacerdotal; y realizar un servicio útil al clero español y latinoamericano. Así, a la conclusión de las jornadas, publicaremos las actas, que podrán servir a cualquier sacerdote. Hemos solicitado a los ponentes que empleen un tono directo y vivencial, entendible para todos”.

Adolfo Nicolás

Coincidiendo con la polémica por la proliferación del conocimiento de casos de abusos sexuales por parte de representantes del clero en diferentes países, el religioso jesuita considera que ésta ha de convertirse en una gran oportunidad para presentar el auténtico ser sacerdotal: “Esos casos son absolutamente condenables. Siendo ciertos, hay que reconocerlos y pedir perdón por ellos. Pero no se puede desfigurar la condición sacerdotal haciendo ver que es lo común. Al contrario: lo común es la entrega y fidelidad a nuestro magisterio”.

En el nº 2.703 de Vida Nueva.

Actualizado
16/04/2010
Compartir