“Un mayor compromiso hacia la entrega ya realizada”

Benedicto XVI nombra a Joan Enric Vives arzobispo ‘ad personam’ de Urgell

(Marina de Miguel) Un mayor compromiso hacia la entrega ya realizada de toda mi vida en manos de Jesucristo y al servicio de la Iglesia de Dios”. Así entiende Joan Enric Vives Sicilia, obispo de Urgell y copríncipe de Andorra, su nombramiento como arzobispo ad personam, con el que le ha distinguido Benedicto XVI. En sus primeras declaraciones tras conocerse la noticia, el pasado día 19, afirmaba que esta distinción le une más a la persona del Papa y a los demás arzobispos y obispos que forman el Colegio Episcopal. “Será necesario que, en adelante, esté aún más dispuesto a una mayor entrega de amor pastoral a las personas que el Señor me ha confiado”, reconoce en el mensaje, donde también tiene palabras de agradecimiento hacia todos los ciudadanos del Principado, y de recuerdo hacia su antecesor, Joan Martí Alanis, recientemente fallecido.

El título de arzobispo ad personam es una distinción honorífica personal que se concede a algunos prelados que no tienen jurisdicción sobre una archidiócesis. Además de reconocer sus méritos personales y el celo pastoral que guarda en su diócesis, en el decreto de concesión se tiene también presente la singular condición del Obispado de Urgell, en atención al rango de su territorio, que incluye el Principado de Andorra. Sin embargo, esta división eclesiástica continuará siendo sufragánea del Arzobispado metropolitano de Tarragona.

Nacido en Barcelona el 24 de julio de 1949, Joan Enric Vives Sicilia es licenciado en Teología y Filosofía, esta última, materia en la que también ha realizado cursos de Doctorado. Fue ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 1974, quedando incardinado en la archidiócesis de Barcelona. El 9 de junio de 1993 fue designado obispo auxiliar de Barcelona, recibiendo la ordenación episcopal en septiembre. En 2001, fue nombrado obispo coadjutor de Urgell, convirtiéndose en titular en 2003, año desde el que es obispo de Urgell y copríncipe de Andorra.

Nuevo obispo en Córdoba

Por otra parte, Demetrio Fernández inició el pasado día 20 su ministerio episcopal en la diócesis de Córdoba con una ceremonia en la catedral, en la que estuvo acompañado por el nuncio Renzo Fratini y una treintena de obispos. Durante su homilía, abordó temas como la defensa de la vida, la vocación sacerdotal y el uso compartido de la catedral por cristianos y musulmanes, indicando sobre esto último que “no es posible, porque ni lo consiente la religión musulmana ni cabe en la Verdad de la religión cristiana”.

En el nº 2.701 de Vida Nueva.

Actualizado
26/03/2010
Compartir