Bridges ‘unplugged‘

Corazón rebelde

Corazón-rebelde(J. L. Celada) En vivo y en directo, a años luz de tanto playback interpretativo de muchos colegas; sin método de academia ni manual de estilo, pero libre también de falsetes y sobreactuaciones. Así se presenta Jeff Bridges sobre el escenario de la gran pantalla. No ha hecho otra cosa durante cuatro décadas de una trayectoria desigual. Y ahora, al abrigo de este Corazón rebelde, nos ofrece su penúltimo recital, toda una guía de primeros auxilios contra la mediocridad que amenaza a la profesión.

A las órdenes de Scott Cooper, el ya veterano actor acaba de conquistar al fin un más que merecido Oscar por su trabajo. Un encumbramiento que, paradójicamente, le ha llegado de la mano de un personaje cuya estrella (personal y musical) avanza hacia su ocaso: un cantante de country alcohólico en busca de su última oportunidad. Argumento que, si bien no resulta original, cuenta aquí con sobradas razones (una narración ágil, un reparto de altura, una ajustada puesta en escena y una rica banda sonora para los amantes del género) como para despertar el interés del espectador y tocar sus sentimientos.

Como si de un concierto unplugged se tratara, nuestro protagonista vaga “desconectado” de obligaciones familiares y a duras penas cumple sus compromisos profesionales. Sumido en el triste ejercicio de supervivencia que describen sus canciones, recorre el camino que separa un “pasado incierto” de un “futuro no muy largo”. El mismo que le conduce con la deriva de un “canto rodado” por las rutas semidesiertas de una América en vías de extinción.

Corazón-rebelde-2Un paisaje crepuscular –como su propia carrera– que cobra toda su fuerza dramática en esa extraña conexión que se establece entre el castigado antihéroe y los lugares donde deja la impronta de su talento… y de su derrota. Viejas boleras, bares de mala muerte, sórdidos moteles… son testigos de las borracheras y resacas del artista, pero también de su intento postrero de redención, de su lucha por elevar el vuelo tras cada nueva caída. Porque –como repite una de sus composiciones– “es extraño, durante un rato, lo parecido que es caer y volar”.

Hasta que toma cuerpo la posibilidad de recuperar el tiempo perdido, cuando se cruza con una joven periodista madre de un niño. Junto a ellos, este Corazón rebelde vuelve a latir al compás de los buenos momentos y los mejores deseos, iluminando su anodina existencia y proporcionando a la cinta las necesarias dosis de emoción contenida.

A ratos tierna, a ratos árida, siempre muy humana, la película que ha reconocido oficialmente la valía de Bridges no pasará a la historia del cine, pero sí nos deja el recuerdo de un tipo que –como ‘El nota Levowski’– está llamado a formar parte del imaginario colectivo de este oficio que algunos logran elevar a la categoría de arte.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: Crazy heart

GUIÓN Y DIRECCIÓN: Scott Cooper, sobre la novela de Thomas Cobb

FOTOGRAFÍA: Barry Markowitz

MÚSICA: Stephen Bruton y T-Bone Burnett

PRODUCCIÓN: T-Bone Burnett, Judy Cairo, Rob Carliner, Scott Cooper y Robert Duvall

INTÉRPRETES: Jeff Bridges, Maggie Gyllenhaal, Robert Duvall, Colin Farrell, Tom Bower, James Keane, Ryan Bingham, Paul Herman

En el n1 2.700 de Vida Nueva.

Actualizado
18/03/2010
Compartir