Crece la concienciación social sobre el aborto

La CEE presenta su nueva campaña de cara a la Jornada por la Vida

Niño-campaña-aborto(Miguel Ángel Malavia) Un completo listado, distribuido por diócesis y compuesto por 117 instituciones de ayuda a mujeres embarazadas en situación de dificultad, es la principal acción de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de cara a su campaña publicitaria para la Jornada por la Vida, que se celebrará el 25 de marzo. A través de una sección de Apoyo a la Vida, incluida en la propia web de la CEE, se ofrecen los datos de contacto de estas asociaciones que promueven alternativas reales al aborto. El carácter de las mismas es heterogéneo: desde los Centros de Orientación Familiar (COF) diocesanos hasta organizaciones regidas por congregaciones religiosas, laicos o profesionales de la medicina. El carácter de la página es abierto, pudiendo ser incluidos todos aquellos colectivos que trabajen en este ámbito y lo soliciten.

La presente campaña es heredera de la protagonizada el pasado año por la comparativa entre la extinción del lince y el aborto, y que tanta repercusión mediática obtuvo. En su presentación, a través de una rueda de prensa el día 9 en Madrid, el portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, afirmó el optimismo de los obispos por el “cambio” que, consideran, se está produciendo en la sociedad, en el sentido de que perciben una creciente concienciación respecto a “la injusticia del aborto”: “La sociedad lo va comprendiendo, pues ya son años de experiencia ante el drama del aborto. Se vuelve hacia la justicia, hacia una mayor coherencia en defender la vida humana. (…) Es un proceso que va calando y que va a ir creciendo”. Es significativo este optimismo episcopal, coincidiendo con el momento en que la reforma de la Ley del Aborto es ya una realidad (sancionada por el Rey y publicada en el BOE, entrará en vigor el próximo 5 de julio).

Para Camino, las campañas de la CEE buscan sumarse a esa mayor concienciación social contra el aborto y ante una ley que da “licencia para matar” y que “ha de ser derogada cuanto antes”: “Hay una reacción, una sensibilización progresiva. Queremos contribuir a elevar el diálogo social en un asunto de vital trascendencia para la convivencia en la justicia y la solidaridad”. El portavoz episcopal insistió en que las acciones de la Iglesia en este sentido son “en positivo”: “Los obispos no están contra nadie. Hablamos en favor de los que tienen derecho a nacer. Hablamos en favor de las madres que tienen derecho a recibir apoyo social y estatal, para no convertirse también ellas en víctimas del aborto. Hablamos en favor de la libertad de los padres, y de las escuelas que colaboran con ellos, para dar una educación afectiva y sexual de acuerdo con unas convicciones morales que les preparen de verdad para ser padres y para acoger el don de la vida. Hablamos en favor de una sociedad que tiene derecho a contar con leyes justas, que no confundan la injusticia con el derecho”.

En el nº 2.699 de Vida Nueva.

Actualizado
12/03/2010
Compartir