El Pórtico de la Gloria, retrasos y esperanzas

Aunque la previsión era finalizar en marzo de 2011, las obras podrían dilatarse hasta 2012

Pórtico-de-la-Gloria(Juan Carlos Rodríguez– Fotos: Fundación Barrié de la Maza) En la Catedral de Santiago de Compostela, fin del Camino y principio de la verdad, el Pórtico de la Gloria permanecerá ajeno a los peregrinos –casi 200.000– que en este Año Santo alcancen la Plaza del Obradoiro. Revestida de una segunda piel temporal –un andamio complejo y espectacular diseñado por el arquitecto Francisco Javier Alonso de la Peña– tan sólo ofrece una imagen parcial de la obra cumbre del Maestro Mateo y del Románico tardío.

El andamiaje ha sido montado de manera que se adapta lo mejor posible a la estructura y formas del monumento, y permite tanto la intervención de los técnicos restauradores como las visitas guiadas en grupos de diez personas (más de 11.000 han podido ya ascender al Juicio Final desde marzo de 2009). El andamio está también en el foco de la polémica por el retraso de las obras de restauración del Pórtico,  la quinta actuación en ocho siglos, y cuyo fin último es rescatar la policromía que tenía en su origen. “El color original no es posible restituirlo, pero se puede consolidar el Pórtico como está para evitar un mayor deterioro y puede que sea más vistoso por el hecho de quitarle el polvo”, según el actual director de la Fundación Barrié de la Maza, el economista Javier López Martínez. En la última restauración, mediado el siglo XX, se consiguió algo de color en los evangelistas.

Cuando se decidió que la rehabilitación del Pórtico no podía dilatarse más –en 2006, coincidiendo con la renovación del Plan General de Catedrales–, se anunció que los andamios del Pórtico se retirarían en marzo de 2010. Ése era el deseo, aunque la realidad fue otra: la Fundación Barrié de la Maza, que financia íntegramente la restauración, con tres millones de euros, señalaba, en julio de 2007, finales de 2010 como fecha prevista de conclusión de las obras. Un año después, se sabía que acabarían, al menos, en marzo de 2011.

Pórtico-2En cualquier caso, según el reciente convenio firmado por la Xunta de Galicia y el Ministerio de Cultura para agilizar los trabajos y asumir de forma conjunta la dirección técnica, se mantiene el año 2011 como fecha de finalización de la ambiciosa restauración, aunque probablemente mucho más allá del mes de marzo. Otra cosa es que la práctica paralización de las obras, de no remediarse, obligue a extenderlas hasta 2012. De hecho, desde el Ayuntamiento de Santiago se alerta de que, al ritmo actual, se retrasarán “cinco o siete” años.

La Fundación Barrié de la Maza, el Arzobispado de Santiago y el Cabildo catedralicio han agradecido conjuntamente en un comunicado el acuerdo aprobado por el Consello de la Xunta el 18 de febrero, pero lamentan los “retrasos” y la “situación de bloqueo”, achacándolo a las “actuaciones administrativas competencia de la Administración autonómica”, que calificaron de “muy restrictivas y lentas en su tramitación”. La Consellería de Cultura debe, según la legislación vigente, autorizar y velar por todas y cada una de las actuaciones. Esa necesidad de consultar y pedir autorización para cada pequeño paso que se pretendía dar en las obras, junto a las discrepancias entre el equipo de restauradores y los técnicos de la administración autonómica, están detrás de la parálisis. La reacción llega con 200.000 euros por parte de la Xunta para agilizar las consultas técnicas y la participación efectiva de la administración gallega en el equipo que realiza las obras. La restauración se realiza bajo la coordinación de Concha Cirujano, del Instituto de Patrimonio Histórico Español, que dirige a un grupo multidisciplinar de expertos y empresas seleccionadas por concurso internacional.

Monitorización previa

Oportuno o no, en cualquier caso existe otro debate: el que acontece en Santiago acerca de la necesidad de que el andamiaje, que ya lleva un año y medio en pie, tenga que ser permanente y no pueda desmontarse temporalmente –opción descartada hasta el momento–, durante lo que queda de Año Santo. Muchas críticas se han sostenido en que “las obras no han comenzado”, pese a los 19 meses que lleva instalada la estructura metálica. Nada más incorrecto. La plataforma central del andamio se colocó en junio de 2008 y, desde entonces, se procedió al escaneado de alta resolución mediante tecnología láser del Pórtico y la elaboración del plan de conservación preventiva. “Un estudio de este tipo hay que tomárselo con tranquilidad. No se puede pretender hacer las cosas con prisas. Es un proceso abierto, y cada dato que obtienes da pie a buscar otros”, advirtió en su momento Concha Cirujano.

La monitorización íntegra de la obra del Maestro Mateo, según explica la Fundación Barrié de la Maza, comenzó en septiembre de 2009 y el plazo para su ejecución es de once meses. Este proceso ha estado a cargo de la Fundación Labein, con sede en Vizcaya. “De lo que se trata es de conocer los materiales, en qué estado están y los deterioros que presentan –según Concha Cirujano–. Pero también es necesario saber qué agentes constructivos o climáticos han provocado esos daños, cómo están colocadas las piedras y cómo se han labrado, qué morteros se han empleado o si hay algún problema estructural que pueda repercutir en la aparición de fisuras en las figuras por movimientos. Y estudiar las policromías, su sucesión y cómo funciona la piedra, que absorbe humedad y aflora por algún sitio”. A partir de aquí, se decidirán definitivamente las tareas de restauración. La conservación preventiva y la propuesta de intervención en el Pórtico de la Gloria son responsabilidad exclusiva de la italiana Cooperativa de Beni Culturali, de Spoleto, que ha restaurado la torre de Pisa.

Cambios de última hora

Esta misma semana, tras conocerse el próximo viaje del Papa a Santiago de Compostela, previsto para el 6 de noviembre con motivo del Año Jacobeo, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio Barrio, ha anunciado que tratará de buscar una “solución” para que el Pórtico de la Gloria de la Catedral no esté cubierto durante la visita papal, ya que considera que “no sería oportuno” y además el Santo Padre “ni siquiera podría percibir lo más mínimo en relación a esta belleza”.

 

Un mensaje de esperanza

“En el pórtico de la Gloria ,el ‘Juicio Final’ aún no ha empezado”. Esto es lo que afirma el investigador Félix Carbó Alonso en su libro ‘El pórtico de la Gloria, misterio y sentido’ (Encuentro), prologado por el arzobispo Julián Barrio. El autor tuvo ocasión de fotografiarlo con todo lujo de detalles meses antes de que comenzaran las obras para escudriñar sus misterios y ofrecer una interpretación del mensaje de un pórtico que Otero Pedrayo comparaba con ‘La divina comedia’ o con la ‘Summa teológica’ de san Agustín. Carbó sostiene que el mensaje de estas piedras, que muchos entendieron a lo largo de ochocientos años, “se ha ido cerrando a la comprensión del corazón del hombre moderno” y que van mucho más allá de simbolizar el Apocalipsis. Y es que, ante todo, es un “pórtico de esperanza para todos los hombres”.

jcrodriguez@vidanueva.es

Actulización de la información publicada en el nº 2.698 de Vida Nueva.

Actualizado
05/03/2010
Compartir