La Provincia Eclesiástica Valentina impulsa la evangelización en la escuela

Reunión-provincia-Valentina(José Ramón Navarro Pareja– Valencia) La respuesta de la Iglesia católica ante la actual crisis económica y la dinamización de la acción evangelizadora en la escuela centraron la reunión que, el pasado día 15, mantuvieron los nueve obispos que integran la Provincia Eclesiástica Valentina. Los prelados, que se reunieron en el palacio arzobispal de Valencia, reivindicaron la labor que realiza Cáritas, “que es la propia Iglesia”, hacia las familias sin recursos y agradecieron el esfuerzo de todas las “personas de buena voluntad” para ayudar a los damnificados por el terremoto de Haití.

Según explicó el secretario de la provincia eclesiástica y titular de Menorca, Salvador Giménez, los obispos acordaron en este encuentro impulsar “el proyecto evangelizador de la Iglesia en la escuela”. Con ese objetivo, han realizado un llamamiento a los profesores, “pero en especial a los padres”, para que ejerzan “su responsabilidad en ese mismo proyecto, desde el derecho irrenunciable a la libertad de enseñanza”. Buena parte de la reunión se dedicó a analizar “la situación en la pastoral educativa en cada una de las diócesis”, tanto en los centros públicos, concertados y privados.

Los obispos también abordaron la respuesta que la Iglesia está dando ante la crisis económica y destacaron la “gran cantidad de proyectos que ha atendido Cáritas al servicio de familias sin recursos”. En este sentido, recordaron que Cáritas “no es una ONG más, sino que sus proyectos son de la misma Iglesia”, lo que implica que “los voluntarios y personal de Cáritas se convierten en agentes de evangelización tanto en los niveles parroquiales como diocesanos”.

Además, a través de Giménez, los obispos agradecieron “la gran colaboración de tantos cristianos que han respondido de forma generosa al llamamiento de Cáritas en ayuda de los damnificados por el terremoto de Haití” y, también, “el esfuerzo de todas las personas de buena voluntad que han participado en las iniciativas desarrolladas por diferentes organizaciones a favor de los afectados en esa catástrofe”.

Por otra parte, camino ya de cumplir el primer año de su llegada a Valencia, el arzobispo Carlos Osoro se está planteando la “reorganización territorial de la diócesis” con el objetivo de “fomentar una mayor comunión y una mejor evangelización”.

El Consejo Presbiteral estudió la semana pasada la fórmula para adecuar los actuales 67 arciprestazgos a los cambios demográficos y a la disminución del número de sacerdotes. Aunque de momento “no hay nada cerrado”, según reveló Carlos Osoro, “la propuesta podría hacer recaer en los arciprestes algunas de las competencias que hoy tienen los vicarios episcopales”.

En el nº 2.696 de Vida Nueva.

Actualizado
19/02/2010
Compartir