Desconfianza ante la ‘ley anti-velo’ en Francia

Los obispos expresan sus reservas sobre la eficacia de prohibir el ‘burka’

Mujer-con-burka(María Gómez) La Asamblea Nacional de Francia debate actualmente una proposición de ley que prohíba el uso del ‘velo integral’ o burka en los servicios públicos, escuelas, hospitales, administración y transportes. Y los representantes religiosos en el país no se muestran muy favorables a dicha ley. Tampoco los obispos católicos, que cuestionan su “oportunidad” y su eficacia.

“El número de mujeres que llevan el velo integral es muy limitado, las decisiones que se tomen no deben conducir a estigmatizar a los creyentes musulmanes”, alerta Michel Santier, presidente del Consejo para las Relaciones Interreligiosas de la Conferencia de Obispos de Francia (CEF), en un comunicado del 1 de febrero, que supone la primera toma de postura oficial de la Iglesia francesa en este asunto.

Santier expresa sus “reservas sobre la oportunidad de una ley que no resolverá la cuestión”. “Si se adopta un texto legislativo –sigue–, el riesgo para las mujeres musulmanas que llevan el velo integral es que no saldrán más de casa y estarán todavía más marginadas. Así, el resultado podría ser el contrario al efecto buscado, y conducir, por reacción, a un aumento del número de mujeres que llevan esta prenda”.

El también obispo de Crétiel pide a los franceses y a los católicos en particular que no se dejen “llevar por el miedo y la teoría del choque de civilizaciones. Es esencial distinguir entre la mayoría de nuestros conciudadanos musulmanes, que piden poder practicar libremente su culto, y una minoría que, utlizando el nombre del islam, busca desestabilizar las democracias”. Como último argumento, el obispo apela al concepto de reciprocidad: “Si queremos que los cristianos en minoría en los países de mayoría musulmana dispongan de todos sus derechos, debemos en nuestro país respetar los derechos de todos los creyentes en el ejercicio de su culto”.

‘El Corán no lo pide’

La CEF ha demorado su declaración hasta que la comisión parlamentaria presentara sus conclusiones a la Asamblea Nacional, el 26 de enero, en las que aboga por “convencer, educar, proteger”. Antes, el 21 de enero, el presidente Nicolás Sarkozy se reunía con líderes cristianos, musulmanes y judíos para abordar el asunto del burka. “Él ha reafirmado su deseo de que esta práctica no se establezca en el territorio francés, que es, por otra parte, la postura del Consejo Francés del Culto Musulmán”, indicó el presidente de este organismo, Mohammed Moussaoui, quien también matizó sus “reservas” ante la actual propuesta de ley. En otro momento, Moussaoui subrayó que “el ‘velo integral’ no es un signo religioso y el Corán no pide a las mujeres que lo lleven”.

En el nº 2.695 de Vida Nueva.

Actualizado
12/02/2010
Compartir