“Que el Camino siga siendo una ruta de fe”

Los obispos Pérez y Sanz inauguran con los Príncipes el Año Jacobeo 2010

Apertura-Año-Jacobeo(Victoria Lara) Los Príncipes de Asturias presidieron el pasado 9 de febrero en Roncesvalles (Navarra) la inauguración del Año Santo Jacobeo 2010, junto al arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, y los presidentes de las comunidades autónomas por las que discurre el Camino de Santiago. En su intervención, el prelado deseó que la ruta jacobea “siga siendo ante todo una ruta de fe y una ruta interior hacia el encuentro personal de los peregrinos con el misterio de Dios”. Asimismo, señaló que “Cristo se ha hecho camino para todos los que creen en él”.

En su discurso, Felipe de Borbón definió la ruta jacobea como “un tapiz de principios que nos ofrece la oportunidad de tomar el pulso a la vida y al espíritu”, y que “nos evoca concordia, solidaridad y unión”. “No es sólo una senda que se recorre, sino que representa nuestras más profundas aspiraciones y proyectos”, añadió. Asimismo, destacó que esa ruta fue “el primer proyecto europeo común”.

En sus intervenciones, los presidentes de Navarra, Castilla y León, Aragón, La Rioja, Cantabria, Galicia y País Vasco resaltaron igualmente los valores que representa el Camino de Santiago, destacaron sus raíces europeas y abogaron por impulsarlo para el futuro, pero, en general, no hicieron referencia a su sentido espiritual y religioso.

El presidente de Navarra, Miguel Sanz, sí destacó que la ruta jacobea “potencia los valores de aprecio de la vida, de amistad y de solidaridad”, en línea con el discurso de su homólogo en Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien afirmó que el Camino “ha contribuido a la fraternidad entre personas y pueblos como un lazo que iba atando siglo a siglo a personas muy diversas”.

Una senda que habla de Dios

En opinión del presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, la ruta jacobea es “una huella indeleble de un espacio público transmisor de culturas y valores”. Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, resaltó que “la convicción de que el Camino es la matriz de Europa atraviesa el tiempo, supera diferencias políticas, se sobrepone a los conflictos y llega intacta hasta hoy”.

El acto continuó más tarde en la catedral de Jaca, donde los Príncipes y autoridades fueron recibidos por el obispo de Oviedo y administrador apostólico de Jaca y de Huesca, Jesús Sanz. El prelado dijo que “la fe, el arte, la cultura, la hospitalidad, la vocación andariega, encuentran en este Camino de Santiago que atraviesa nuestros valles pirenaicos de la Jacetania una senda que nos habla del hombre y que nos habla de Dios”.

En el nº 2.695 de Vida Nueva.

Actualizado
12/02/2010
Compartir