El arzobispo de Puerto Príncipe, entre las víctimas mortales del terremoto de Haití

También ha fallecido la médico brasileña Zilda Arns, fundadora de la Pastoral de la Infancia

Tragedia-HaitiG

(Vida Nueva) El arzobispo de Puerto Príncipe, Serge Miot, es una de las personas fallecidas como consecuencia del terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que sacudió Haití en la madrugada del 13 de enero, según ha informado la agencia misionera de noticias MISNA. El cuerpo de Miot fue encontrado entre los restos de la sede del arzobispado, que se hundió a causa del seísmo en la capital del país, ciudad donde se han hecho más visibles las consecuencias. También se ha confirmado la muerte de la médico brasileña Zilda Arns, fundadora de la Pastoral de la Infancia de Brasil, y que era hermana del arzobispo emérito de São Paulo, Paulo Evaristo Arns.

Terremoto-HaitíEl papa Benedicto XVI, al final de la audiencia general del miércoles, hizo un llamamiento “a la generosidad de todos, para que no falte a estos hermanos y hermanas que viven un momento de necesidad y de dolor, nuestra solidaridad concreta y el apoyo de la comunidad internacional”. Asimismo, invitó “a todos a unirse a mi oración al Señor por las víctimas de esta catástrofe y por aquéllos que lloran su muerte” y aseguró su “cercanía espiritual a quien ha perdido la propia casa y a todas las personas afectadas”.

Religiosos en Haití

Las distintas congregaciones religiosas que trabajan en Haití han emitido en las últimas horas comunicados dando cuenta de la situación actual en la que se encuentran las hermanas y hermanos que viven en la zona afectada. Es el caso de los Salesianos, que han informado a través de su página web de la muerte de un religioso de 85 años en el Colegio Don Bosco de Puerto Príncipe, donde 200 alumnos quedaron sepultados bajo los escombros. “Se me quebranta el corazón al conocer la magnitud de la devastación, sufrimiento, muerte y desesperación que ha dejado tras de sí el terremoto”, son las palabras del Rector Mayor de los salesianos, Pascual Chávez, al superior de los salesianos en Haití nada más conocer la tragedia. Para posibles donativos, ofrecen un número de cuenta (Banco Popular: 0075 0001 85 0607077059)

Por su parte, los responsables de los proyectos Acoger y Compartir, de los Redendoristas, han comunicado a través de una nota que “seguimos intentando comunicarnos con los compañeros de Puerto Príncipe. Los móviles suenan, pero nadie responde”. Sí han podido hablar con compañeros de otras zonas del sur del país, donde “no ha habido víctimas, aunque sí algunos daños materiales”. Ponen a disposición de quienes quieran colaborar, una cuenta bancaria (Caja General de Granada: 2031 0001 55 0115338005).

Teremoto-Haití-3La ciudad está desolada, la gente deambula por la calle, hay muchos muertos. No sabemos dónde están nuestros compañeros. No podemos contactar con nadie, estamos incomunicados. No sé nada de mi compañero de casa…”. Es el testimonio del jesuita Ramiro Pampols, subdirector de Fe y Alegría Haití, recogido en la web de los Jesuitas, donde también se ofrecen dos números de cuenta  donde se recaudará la ayuda económica de emergencia (Santander: 0049 0496 83 2010200200. BBVA: 0182 4000 62 0208002127).

En cuanto a la Familia Dominicana, en las últimas horas han informado de que no tienen constancia de ninguna víctima mortal entre sus hermanos destinados en Haití, aunque sí del derrumbamiento de la casa que las Dominicas de la Presentación tienen en Puerto Príncipe, así como de la escuela que mantienen las religiosas, donde sí se sospecha que podrían haber fallecido todos los alumnos.

En lo que se refiere a los Hermanos Maristas, su superior general, el español Emili Turú, ha confirmado en una nota que “todos nuestros hermanos en Haití están bien”.

Españoles desaparecidos

Las últimas informaciones de las agencias de noticias hablan de dos personas de nacionalidad española desaparecidas: la segoviana Pilar Juárez Boal, de 53 años y que trabaja como funcionaria de la Dirección General de Relaciones Exteriores de la comisión Europea en la delegación haitiana; y la toledana Montserrat Barroso López, que realiza su labor como cooperante para la ONU en el país.

Terremoto-Haití-4En las inmediatas horas que siguieron al seísmo, ninguna institución se aventuraba a ofrecer datos sobre muertos o desaparecidos. Las primeras cifras oficiales estiman que hay más de 50.000 muertos como consecuencia del terremoto. Lo que sí muestran las primeras imágenes difundidas es la gran cantidad de infraestructuras que han resultado afectadas o destruidas. Testigos presenciales han relatado cómo se han derrumbado, total o parcialmente, hogares, escuelas, hospitales, hoteles… y hasta la catedral o el mismo palacio presidencial. El embajador de Haití en México confirmó que el presidente, René Préval, se encuentra “a salvo”.

La desgracia se ceba de nuevo con el país más pobre de América Latina y uno de los más subdesarrollados de todo el mundo. Un dato habla por sí solo: en Haití, el 80% de la población está por debajo del umbral de la pobreza.

Ante este trágico suceso, que viene a agravar la dramática situación del país, numerosos representantes internacionales han anunciado su inmediata acción. Así, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha declarado que su país “está preparado para ayudar al pueblo de Haití”. También la ONU, cuyas fuerzas de paz –así como varios de sus representantes diplomáticos–, establecidas en el país caribeño y lideradas por Brasil, han sufrido directamente el impacto del terremoto. Sus cerca de 7.000 soldados, entre ellos casi 1.300 brasileños, serán movilizados para atender a las víctimas. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha tenido un emocionado recuerdo hacia el pueblo caribeño: “Mi corazón está con los haitianos tras este devastador terremoto”.

Desde España, Manos Unidas ha invitado ya a quienes deseen ayudar a ingresar sus donativos en una cuenta abierta para tal efecto (Banco Santanter: 0049 1892 63 2210525246). Como primera respuesta, Cáritas Española, muy presente en la zona,  ha enviado una partida de 175.000 euros para apoyar las operaciones de emergencia y ha animado a quienes quieran colaborar a hacerlo a través de las cuentas de las Cáritas Diocesanas o llamando al teléfono de donaciones (902 33 99 99).

Actualización de la información publicada en el nº 2.691 de Vida Nueva. El semanario prepara una amplia información para su próximo número en la que se incluirán testimonios de personas que han vivido el terremoto.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
15/01/2010
Compartir