La mayoría de los párrocos de San Sebastián critica el nombramiento de Munilla

José-Ignacio-Munilla(Vida Nueva) El 77% de los párrocos guipuzcoanos –entre los que se encuentran 11 de los 14 arciprestes– han mostrado su preocupación por el nombramiento de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián. En un comunicado fechado el 14 de diciembre (en euskera y en castellano), los sacerdotes y religiosos firmantes han manifestado su “disconformidad y desaprobación” por el nombramiento y “lamentan y deploran” que esta decisión no haya respetado el sentir de la Iglesia diocesana y sus organismos pastorales. Además, aseguran que el nuevo obispo cuenta con “una trayectoria pastoral profundamente marcada por la desafección y falta de comunión con las líneas diocesanas”.

La revista Vida Nueva reitera las manifestaciones que, en relación con este nombramiento, publicó en su Editorial del nº 2.685 de la revista. En él se afirmaba que, “aun respetando las legítimas críticas procedentes del ámbito socio-político, con las que se puede estar o no de acuerdo, el nombramiento subraya la necesidad de un mayor esfuerzo en la tarea por seguir construyendo el misterio de la comunión, algo que, como ha reconocido el actual obispo donostiarra [Uriarte], ‘nunca es fácil en ningún rincón del mundo’, pero sobre lo que hay que seguir trabajando, pues ‘la comunión es elemento esencial e irrenunciable de nuestra adhesión eclesial’”.

Asimismo, el Editorial recordaba las palabras del obispo saliente, Juan María Uriarte, quien pedía a los fieles “cultivar la comunión y expresarla, aun en medio de las dificultades, con una fe adulta impregnada de amor eclesial”, para continuar afirmando que “el acento es más eclesial que político y, desde ahí, hay que hacer la lectura, sin desvíos estratégicos ni oportunistas, mirando para otra parte. Es un tema que afecta a la fibra eclesial y sobre el que hay que trabajar para evitar la dolorosa tentación de fragmentaciones que tanto daño han hecho a la comunidad cristiana en la historia”.

“Urge reflexionar para que, aun reconociendo el legítimo derecho del Papa a nombrar obispos en su solicitud para con la Iglesia universal, se abran caminos que favorezcan en la práctica esa comunión en el corazón mismo de cada diócesis, familia, escuela y taller de ese misterio, que es don y tarea por la que Jesucristo derramó su sangre”, concluye el texto que, en su día, publicó la revista.

Además del Editorial, VN ha llevado a sus páginas en las últimas semanas varias informaciones y artículos que abordaban este nombramiento:

Actualizado
16/12/2009
Compartir