Reig se disculpa por decir misa con un símbolo franquista

(M. Á. M.) Con una petición de “disculpas” y el lamento “con gran dolor” de “cualquier manipulación”, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, salió al paso, a través de un comunicado, de las críticas por la imagen en la que se le vio celebrando una eucaristía al lado de la bandera de España vigente por última vez durante la dictadura franquista, hasta su sustitución en el actual régimen democrático.

Fue el pasado domingo 29 de noviembre, en el cementerio de los mártires de Paracuellos, cuando el prelado complutense celebró una misa “en honor de los sacerdotes y religiosos beatificados en su momento por Juan Pablo II”, siendo estos martirizados en la Guerra Civil algo más de un centenar. En el misma celebración, en el altar, era donde estaba situada la citada bandera. Reig aclaró que “nada de lo realizado o dicho tuvo connotación partidista alguna”. También manifestó que su “adhesión personal e institucional a las legítimas leyes del Estado es total, incluidas todas las que se refieren a los símbolos de España”.

En cuanto a la presencia en el acto de “destacados miembros de la ultraderecha”, como el antiguo líder de Fuerza Nueva, Blas Piñar –quien besó el anillo del obispo–, dijo que “la asistencia a la eucaristía fue libre” y “todo el que lo deseó pudo asistir y saludar al pastor”, no habiendo por su parte “acepción de personas”.

En el nº 2.687 de Vida Nueva.

Actualizado
11/12/2009
Compartir