La policía brasileña, en el punto de mira

Acusan a los cuerpos de Río y São Paulo de más de 11.000 asesinatos desde 2003

Policía-Brasil(J. L. Celada) Human Right Watch (HRW, por sus siglas en inglés), reconocida organización internacional para la defensa y promoción de los derechos humanos, ha acusado a las policías de Río de Janeiro y São Paulo, las dos mayores ciudades de Brasil, de recurrir de un modo habitual a métodos violentos e incluso a la ejecución de sospechosos, hasta el punto de haber asesinado a más de 11.000 personas desde 2003.

Estos datos, dados a conocer después de una investigación de dos años y decenas de casos examinados en ambas metrópolis, revelan que los agentes policiales operan con frecuencia fuera de la ley, encubriendo sus acciones como legítima defensa. El informe de HRW sale a la luz en un momento en el que las cuestiones relacionadas con la seguridad están siendo objeto de atención prioritaria, habida cuenta de que el país acogerá en los próximos años el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos.

Aunque HRW reconoce las dificultades de las autoridades para hacer frente a las bandas violentas de narcotraficantes, denuncia que en 51 de los casos examinados hallaron “evidencias creíbles” de que la policía ejecutó a las víctimas y consignó sus muertes como fruto de tiroteos y tras resistirse al arresto. Sin embargo, las autopsias probaron que 17 de las víctimas fueron disparadas a quemarropa.

Entre las policías de ambas ciudades mataron a más de 1.500 personas en 2008, un número significativamente más alto que el de toda Sudáfrica, un país con tasas de homicidio muy superiores a las de las urbes brasileñas. “Las cifras en sí son alarmantes”, mucho más aún cuando “una cantidad significativa de estas muertes fueron ejecuciones extrajudiciales”, resultado de los “recurrentes” excesos cometidos por los agentes, lamentó el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, durante la rueda de prensa de presentación del informe.

Unidades especializadas

A la vista de esta trágica realidad, HRW ha instado a crear unidades especializadas en las oficinas de fiscalías estatales, que investiguen supuestos homicidios policiales y conduzcan a los agentes ante la justicia. Asimismo, ha recomendado que la policía notifique inmediatamente a dichas fiscalías todos los homicidios.

Vivanco desveló que han entregado una copia del informe al gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, quien se mostró “receptivo” y dispuesto a estudiarlo, y que el propio Cabral invitó a HRW a mantener una reunión entre enero y febrero para analizar la posible aplicación de medidas en la que es la región más violenta de Brasil.

En el nº 2.688 de Vida Nueva.

Actualizado
11/12/2009
Compartir