Compostela espera 10 millones de peregrinos

La actual crisis de valores propicia una actitud de búsqueda profunda de cara al Año Santo de 2010

Peregrino-Santiago(J. R. Amor Pan– Santiago de Compostela) Faltan ya pocos días para que el próximo 31 de diciembre se abra la Puerta Santa de la catedral de Santiago de Compostela y, con ello, dé comienzo un nuevo año de gracia jubilar en la Casa del Señor Santiago. Los preparativos en la capital de Galicia se aceleran y multiplican con un único objetivo: acoger de la mejor manera posible a los millones de peregrinos que llegarán para venerar la Tumba del Apóstol.

Jenaro Cebrián

Jenaro Cebrián

Si ya en las últimas convocatorias acudió a Santiago de Compostela una auténtica riada humana, las previsiones para el Año Santo Compostelano de 2010 son de auténtico infarto, pues algunas fuentes estiman la afluencia de peregrinos en torno a los 10 millones. Jenaro Cebrián Franco, Delegado Diocesano y del Cabildo para las Peregrinaciones, pone sobre la mesa un dato: “A día de hoy, tenemos ya tres veces más peticiones de peregrinaciones organizadas que el último Año Santo”, que fue en el 2004. Preguntado por Vida Nueva por las causas de un incremento tan notable, el también Responsable de la Oficina de Acogida del Peregrino apunta dos: “Por un lado, el siguiente Año Santo queda muy lejos, en 2021; y, por otro, la actual crisis de valores hace que mucha gente esté en una actitud de búsqueda profunda”. Y aún facilita otro dato: hasta octubre de este año 2009 han sido ya 142.460 personas las que han recibido la compostela, el documento que acredita haber peregrinado hasta Santiago andando, en bicicleta o a caballo, lo cual supone ponernos a niveles de septiembre de la anterior convocatoria jubilar.

Ante esas cifras, el temor a verse desbordados podría ejercer como un elemento paralizante. Y, sin embargo, el P. Cebrián rezuma ilusión, alegría y optimismo por los cuatro costados: “Llevamos desde agosto de 2007 preparando el Año Santo. Se han mejorado y ampliado las instalaciones de la Oficina de Acogida al Peregrino para dar un servicio más ágil y de mayor calidad, y así tratar de evitar las largas colas que se formaban antes. Se ha creado la Fundación Ad Sanctum Iacobum Peregrinatio, presidida por Marcelino Oreja, para fomentar la hospitalidad de la Iglesia en el Camino a través de la puesta en marcha de varios albergues, uno de los cuales se emplazará en el complejo parroquial de santo Antonio, en el santiagués barrio de Fontiñas, con capacidad para 200 personas. La sede de esta entidad estará en el monumental edificio de san Martín Pinario, al lado mismo de la catedral. También se ha publicado una Guía Espiritual del Peregrino para ayudar a que éste sea, en verdad, un itinerario espiritual. Y están a punto de salir unas catequesis que sirvan para preparar la peregrinación”.

Conversión y gracia

José Mª Díaz

José Mª Díaz

Ya el propio arzobispo compostelano, Julián Barrio, había subrayado durante la presentación de su Carta Pastoral Peregrinos de la fe y testigos de Cristo Resucitado que el Año Santo es un acontecimiento de gracia y que no se debe desvirtuar el sentido del Camino de Santiago como camino de perdón, una idea en la que insiste el deán de la catedral, José María Díaz Fernández, cuando se le pregunta cómo espera el próximo año jubilar: “A ver si conseguimos que sea santo, que responda a lo que el nombre significa, que sea ocasión de purificación, conversión y gracia. El peregrino camina hacia la luz. Que el camino sea una iluminación progresiva hasta el encuentro definitivo con la Luz de Cristo”.

Entre las diversas iniciativas que están preparadas con ese objetivo, destaca dos: el acto penitencial que todos los días, a las once de la mañana, tendrá lugar como invitación exhortativa a la reconciliación; y ya en el atardecer, a las nueve de la noche, se celebrará a diario una vigilia de oración en la catedral, con un recorrido estacional por su interior, con la tranquilidad de que el templo esté cerrado.

“No es poco –afirma el P. Díaz Fernández– que el actual equipo de la Xunta de Galicia ponga la espiritualidad como una de las señas de identidad del Xacobeo. Aun cuando sea un concepto muy vago e impreciso, nos toca a nosotros concretarlo en su aspecto cristiano”. E insiste a este respecto: “Hace unos años, el problema era que te metías en el confesionario, llegaba la hora de ir a comer y todavía tenías una larga cola de gente esperando. Ahora es a la inversa. Pero la peregrinación tiene que acabar en la reconciliación sacramental. Tenemos que preguntarnos si, aparte de las causas sociológicas por todos conocidas, no tendremos nosotros también algo de culpa al no presentar adecuadamente este sacramento. Recordemos que, como decía el P. Häring en un bello opúsculo, es el sacramento de la alegría”.

En cuanto al estado material del templo catedralicio, el deán informa que las obras de restauración del Pórtico de la Gloria no estarán finalizadas y que, por ello, aunque se trate de aligerar un poco la estructura para que haya una mayor visibilidad, el andamio que en estos momentos cubre la totalidad del Pórtico no se retirará. “Lo importante es que la restauración se haga lo mejor posible. No es de recibo anular un proyecto de restauración tan importante, con vocación de futuro, por una convocatoria jubilar”.

Ambos canónigos aprovechan para un llamamiento. Don Jenaro desea más voluntarios para poder acoger, informar, orientar y acompañar a los peregrinos, así como más espacios para la hospitalidad y la oración, algo en lo que ya están trabajando también los religiosos de la ciudad coordinados por el franciscano Francisco Castro y el jesuita Jorge Vázquez. Por su parte, Don José María solicita de los sacerdotes que acudan a Santiago que puedan pasar un buen rato confesando en la catedral, sobre todo aquellos que dominen el inglés y el alemán.

 

DÍA DE AYUNO Y HORA SANTA

Cartel-Año-SantoDesde hace meses, el arzobispo de Santiago de Compostela trabaja para que la celebración de este segundo Año Santo Compostelano del tercer milenio del cristianismo deje también frutos espirituales en los fieles que peregrinen hasta la Tumba del Apóstol Santiago. Se trata, como asegura, de que la diócesis viva “con gozo y entusiasmo este acontecimiento de gracia que favorecerá la revitalización de nuestra vida cristiana en medio de una situación de preocupante indiferencia ante los valores religiosos”.

Así, para la preparación espiritual, Julián Barrio pide que el próximo 18 de diciembre, viernes de la tercera semana de Adviento, sea un día de ayuno “vivido con actitud profundamente espiritual, ofreciendo a cada familia una ayuda económica que considere posible a Cáritas diocesana para que ésta pueda socorrer algunas de las necesidades de los pobres y los marginados”.

Asimismo, ruega que el día 30 de diciembre, víspera de la Apertura de la Puerta Santa, se tenga una hora santa en la catedral, en las iglesias parroquiales y en los centros de culto de las comunidades religiosas. “Muchas veces –asegura el prelado– nos faltan palabras para expresar la riqueza de nuestros sentimientos y son los signos, los gestos o los símbolos los que nos ayudan a comunicar lo que las palabras no son capaces de manifestar. Estos signos referidos orientarán nuestra mirada hacia el Año Santo Compostelano”.

jramor@vidanueva.es

En el nº 2.687 de Vida Nueva.

Actualizado
11/12/2009
Compartir