Colombia, Venezuela y Ecuador, “preparados para la paz”

(J. L. C.) Colombia “nunca debe estar preparada para la guerra y sí estar preparados para la paz”. Lo ha dicho el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Rubén Salazar Gómez, durante una reunión en Bogotá con sus homólogos venezo­lano y ecuatoriano, a propósito de unas recientes declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en tal sentido (Vida Nueva, nº 2.683) y en respuesta a otras manifestaciones del ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva Luján, quien ha asegurado que la primera de sus obligaciones es evitar “a toda costa” una guerra, pero que si algún país decide declarársela, la enfrentará y la ganará. Salazar aclaró, sin embargo, que ello no significa que “debamos estar en una pasividad para dejarnos ofender”.

En cuanto al embargo impuesto por Venezuela, el también arzobispo de Barranquilla denunció que se trata de “un atentado contra la economía de los dos países”, aunque “los más afectados son las empresas y personas que viven en la frontera”.

El presidente del Episcopado venezolano, Ubaldo Ramón Santana, por su parte, recordó que la Iglesia debe “apelar a la conciencia y a la sabiduría de los gobernantes para que desarrollen la cultura de la paz”, y reclamó una “protección especial” para la frontera entre ambos países, una “zona particularmente delicada que tenemos que cuidar mucho para que no se vuelva santuario de ningún grupo irregular”.

Finalmente, sumándose a este empeño de trabajar unidos por la paz y la convivencia entre los tres países vecinos, el presidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador, Antonio Arregui Yarza, criticó el sinsentido de la carrera armamentística, al “gastar los recursos que tanto necesitan nuestras escuelas y hospitales”.

En el nº 2.686 de Vida Nueva.

Actualizado
04/12/2009
Compartir