CONFER: una nueva etapa, pero en continuidad

La Vida Religiosa española se compromete a “tender puentes” y “fomentar la comunión”

Asamblea-CONFER-2(María Gómez. Fotos: CONFER) Vida, participación, diálogo, escucha, libertad, comunión, servicio, claridad, disponibilidad, fraternidad… Ése es el clima que se ha respirado en la XVI Asamblea General de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), la semana pasada en Madrid, que inicia una etapa en la Vida Religiosa (VR) española que se podría calificar como ‘nueva pero en continuidad’, a juzgar por los testimonios recogidos por Vida Nueva sobre un acontecimiento eclesial en el que, entre otros asuntos, destaca un nombre: el del nuevo presidente, el jesuita Elías Royón.

“La tónica de la Asamblea celebrada estos días en Madrid ha sido la normalidad y la responsabilidad”, se leía en la nota de prensa de la agencia Ivicon, al término del encuentro anual, en el que han participado casi 400 Superiores y Superioras Mayores en representación de toda la Vida Consagrada española. “Hablamos de normalidad –sigue el comunicado– porque esta Asamblea es ordinaria de elecciones, aquélla que cada cuatro años renueva la dirección de CONFER”.

Efectivamente, el asunto principal era la elección de nuevos cargos. Elías Royón como presidente, y Margarita Bofarull Buñuel, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, como vicepresidenta, serán las nuevas caras visibles del organismo, en sustitución del mercerdario Alejandro Fernández Barrajón y de Cecilia Barreda Merino, ctsj, respectivamente.

Al asumir el cargo (que en realidad no le es nuevo, ver recuadro), Royón agradecía la “confianza” de los religiosos y religiosas, al tiempo que les pedía “ayuda y colaboración”: “Entiendo mi servicio a CONFER y el de la misma CONFER como un compromiso de servicio a la Vida Consagrada y, por tanto, a la Iglesia, a la que la Vida Consagrada sirve desde su peculiaridad carismática. Pero un servicio que no se reduce a la atención puramente institucional de los órganos y las estructuras. (…) Todos necesitamos sentirnos convocados desde CONFER a prestar un servicio a la misma Vida Consagrada. (…) un servicio de anuncio y testimonio”.

“Ignoro la motivación de cada miembro de la Asamblea a la hora de votar a uno u otro candidato –responde a VN Rafael Matas, Visitador Provincial del Distrito Valencia-Palma de La Salle–. Desde mi punto de vista, el P. Elías es una persona de gran experiencia de animación y gobierno, con una sólida formación y, por lo que conozco de él, un hombre de escucha, diálogo y consenso. Creo que en su elección ha influido más su talante que su conocimiento de la CONFER”.

Asamblea-CONFER-3Para sor Mª Eliecer Peláez, Superiora General de las Hermanas Trinitarias, “la elección ha sido muy aplaudida. Creo que es la persona que en estos momentos Dios pone en nuestro camino para seguir aportando lo mejor de su experiencia y capacidad a favor de todos”.

Urgencia misionera

En sus primeras palabras, Royón alentaba a los religiosos recordando el lema de la Asamblea: Para que tengan vida. “Aun con nuestras limitaciones, la Vida Consagrada apostólica en España se esfuerza por responder a las urgencias misioneras y a las nuevas pobrezas de ­tantos hombres y mujeres de nuestra sociedad. Lo quiere continuar haciendo con el lenguaje multiforme de Jesús: el lenguaje de las bienaventuranzas, de la gratuidad y de la compasión, prestando atención al Espíritu y a la voz de la Iglesia para ser enviada en misión a las fronteras culturales, sociales y religiosas. Ese envío forma parte esencial de nuestra identidad”.

En su discurso hay otro punto que él mismo subrayaba: la comunión. “Sería un contrasentido si la Vida Consagrada realizara este servicio mirándose sólo a sí misma, aislada o en paralelo”. El jesuita reconoce que “estamos todavía escasos de palabras ‘puente’, de signos, de actitudes, de diálogo confiado que conviertan en constructiva la tensión normal, presente en ocasiones, a causa de la doble dimensión, jerárquica y carismática, que constituye la comunión eclesial”. Y por eso exhorta: “CONFER desea comprometerse a tender puentes y a ser mediación en el interior de la Vida Consagrada” e “igualmente fomentar la comunión eclesial entre todos sus componentes: jerarquía, religiosos y laicos”.

Éste es un deseo de toda la VR. En opinión de Pachi Canseco, Provincial marianista de Madrid y nuevo vocal de la Junta Directiva, “tender puentes es clave para nosotros. Siempre se nos achaca que somos mayores o que cada vez tenemos menos vocaciones, pero hay mucha vida entregada y misericordiosa, como he percibido en la Asamblea. Hay mucha gente tendiendo puentes de vida, y queremos fortalecer ese espíritu de comunión”. Canseco asegura que la nueva Junta seguirá en la línea de “dialogar y aunar, y que CONFER entre en todos, porque es de todos y todos tienen que participar en ella”.

Profundizando en la comunión y en su importancia para seguir siendo una voz profética y constructiva, Rafael Matas cree que “siempre la VR se ha sentido parte activa de la Iglesia y en comunión con todo el Pueblo de Dios. No creo que la comunión esté reñida con el sentido profético que le es propio”. El también presidente de CONFER–Comunidad Valenciana y miembro de la Junta Directiva nacional añade: “Entiendo que la comunión se vive desde el diálogo, la escucha por nuestro profundo amor a la Iglesia y a la sociedad. Las diferentes formas de ver, pensar y sentir no tienen por qué mermar ni el sentido de pertenencia ni de comunión. Lo importante es siempre estar en actitud abierta con el deseo de seguir caminando y construyendo juntos”.

TOMANDO EL TESTIGO

Asamblea-CONFER-4Natural de Benamejí (Córdoba) y de 72 años de edad, Elías Royón Lara no es en absoluto un desconocido para la Vida Religiosa ni para la Iglesia en general. Entre otras cosas, ha sido vicerrector de la Universidad Pontificia Comillas (1982-1987), Provincial de Toledo (1987-1993) y Provincial de España (1993-1995). Fue Asistente de Europa Meridional de la Compañía (1995-2004) y consejero del entonces Padre General, Peter-Hans Kolvenbach. Actualmente, es el Provincial de España, cargo para el que volvió a ser designado en septiembre de 2004. La responsabilidad al frente de la CONFER tampoco le es nueva, pues ya ocupó la presidencia entre 1994 y 1995 (hasta que fue nombrado Asistente). Por su parte, Margarita Bofarull (Barcelona, 1961) es licenciada en Medicina y Cirugía, licenciada en Teología especialidad Moral por la Facultad de Teología de Cataluña y profesora en excedencia de esta Facultad y de la Universidad Centroamericana (UCA) de San Salvador. Ambos recogen el testigo del equipo directivo saliente, encabezado por Alejandro Fernández Barrajón y Cecilia Barreda, a quienes la Asamblea ha agradecido significativamente su labor estos años. La Junta Directiva se ha completado con tres nuevos vocales: Pachi Canseco, sm; Miguel Márquez, ocd, y Mª Jesús de Miguel, Misionera Cruzada de la Iglesia; sin olvidar a la calasancia Julia García Monge, secretaria general desde el mes de septiembre.

Entre otros trabajos, como la aprobación de la memoria de actividades o los presupuestos, cabe señalar que la Asamblea ha acogido las orientaciones de la Santa Sede con respecto a algunos puntos de los nuevos Estatutos de CONFER, aprobados en 2008 y remitidos a Roma para su aprobación definitiva. Especialmente destacas fueron las intervenciones del obispo Manuel Sánchez Monge, por sus palabras de gratitud y ánimo; y del representante de los Legionarios de Cristo en España, quien pidió perdón por el escándalo del fundador Maciel (tras descubrirse que tuvo una hija) y agradeció la actitud que en este asunto ha tenido la Vida Religiosa española.

En el nº 2.684 de Vida Nueva.

Actualizado
20/11/2009
Compartir