Arrecian las críticas de Cáritas a la LOEX

Rechaza por insolidaria y discriminatoria con los inmigrantes la reforma legal

Zapatero-LOEX(Victoria Lara) El Consejo General de Cáritas Española, dependiente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha hecho público a través de una nota su rotunda oposición a la reforma de la Ley de Extranjería (LOEX) que ha acometido el Gobierno de Zapatero. Una reforma, “que nos afecta a todos, que difumina una memoria reciente en la que tantos de nosotros también fuimos extranjeros, que pone en riesgo el futuro de inclusión que perseguimos, que limita seriamente los derechos fundamentales de los migrantes y que supone un retroceso en la construcción de un verdadero espacio de libertad, justicia y convivencia”.

Con este comunicado, en el que Cáritas rechaza dar carta de naturaleza a un modelo que considera “insolidario y discriminatorio”, el Consejo General se muestra contundente y manifiesta su preocupación ante “los riesgos que ese proyecto legislativo entraña para el adecuado reconocimiento de los derechos y libertades de los extranjeros en España”, y, en coherencia con la acción conjunta que la organización viene impulsando en los últimos meses conjuntamente con CEAR y Red Acoge (ver Vida Nueva nº 2.682), alerta “sobre el retroceso que puede producirse en un terreno donde distintos agentes sociales e interlocutores políticos hemos venido avanzando con no pocos esfuerzos para consensuar las bases de una auténtica política de Estado en materia de inmigración y extranjería”.

Restricción de derechos

Asimismo, la entidad muestra su preocupación ante “un proceso legislativo que suponga una restricción de los derechos de los inmigrantes y una vulneración de su dignidad humana al reforzar su imagen como simple mano de obra en un mercado de trabajo en recesión”. En este sentido, agradecen las palabras de Benedicto XVI en su última encíclica, Caritas in veritate, “cuando, tras recordar que ‘estos trabajadores no pueden ser considerados como una mercancía o mera fuerza laboral’, afirma que ‘todo emigrante es una persona que posee derechos fundamentales inalienables que han de ser respetados por todos y en cualquier situación’ (Caritas in veritate nº 62)”.

El Consejo General de Cáritas invita a las Cáritas Diocesanas y a todos sus agentes “a mantener una actitud personal y colectiva de máxima alerta ante este proceso de reforma legal, y a manifestar su compromiso activo en aquellas actividades de sensibilización e incidencia pública que se promuevan”.

En el nº 2.683 de  Vida Nueva.

Actualizado
13/11/2009
Compartir