La necesaria revitalización pasa por las bases, no por la cúpula

XVI Encuentro Continental de Pastoral Juvenil en Bolivia

Grupo-de-jóvenes(Ronald Grebe– La Paz) Bajo el lema Caminando con Jesús al lado de nuestros pueblos, se acaba de celebrar en Cochabamba (Bolivia) el XVI Encuentro Continental de Responsables de Pastoral Juvenil. Su objetivo: fortalecer esta dimensión eclesial profundizando en la escucha de la vida de los jóvenes, a fin de animar su discipulado misionero generador de vida para nuestros pueblos. Esta cita contó con la presencia de 130 representantes de 20 países de América Latina y el Caribe, y fue un paso importante en la preparación del próximo III Congreso Latinoamericano de Jóvenes, que tendrá lugar en la ciudad venezolana de Los Teques en 2010.

El responsable de la Sección de Juventud del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y obispo de Ciudad Guayana (Venezuela), Mariano José Parra, recordó que el fin de este encuentro fue lograr que la juventud latinoamericana asuma la vocación a la que Dios convoca, ser discípulos y misioneros, evangelizadores de los propios jóvenes. Y explicó que los participantes en la reunión llegaron de sus países trayendo un análisis de la realidad que pone de manifiesto cómo la juventud de este nuevo milenio no es la misma del pasado.

“Por diferentes circunstancias, la Pastoral Juvenil ha venido decayendo en los últimos años”, lamentó Parra, quien subrayó la necesidad de “inyectar una nueva energía de revitalización”. Aunque aclaró que tal revitalización “no puede venir de la cúpula, sino de las bases; son ellos los que deben asumir este desafío”. Y añadió: “El deseo es que los responsables salgan de este encuentro entusiasmados con el proyecto, para que puedan trabajar con sus bases e impulsar este proceso”. Muchos de ellos vienen participando en la Pastoral Juvenil desde hace tiempo y tienen un alto sentido de pertenencia y  entrega a este proceso en sus comunidades e iglesias locales, trabajando por la construcción de la civilización del amor a través del llamamiento que hace Aparecida de ser discípulos misioneros.

Por su parte, el arzobispo de Cochabamba, diócesis anfitriona, Tito Solari, recordó a los delegados que no sólo se representan a sí mismos, sino a los jóvenes de toda América Latina y que, por ello, deben asumir la conciencia de que son amados por Dios.

Primavera de compromiso

Mientras tanto, y a juicio del secretario general de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) y obispo de El Alto, Jesús Juárez, con este encuentro, la Iglesia católica vive una “primavera de compromiso” en la fe de muchos bautizados. Basta ver los miles y miles de jóvenes que en Bolivia reciben la Confirmación, convirtiéndose así en verdaderos “discípulos misioneros para que nuestros pueblos tengan vida en abundancia”.

Finalmente, la responsable del área de Comunión Eclesial de la CEB, Rosemary Sauma, explicó que la Pastoral Juvenil de Bolivia y los equipos jurisdiccionales se prepararon para el encuentro desde enero y reconoció que en los informes elaborados por cada zona se destaca el interés de los jóvenes por participar en las eucaristías dominicales y en los momentos comunitarios de la parroquia. “Les interesa participar y celebrar en sus parroquias –apuntó–, y aunque es cierto que no es la inmensa mayoría de los jóvenes, esperamos revitalizar este aspecto en esta nueva etapa”.

rgrebe@vidanueva.es

En el nº 2.681 de Vida Nueva.

Actualizado
30/10/2009
Compartir