Seguir a Jesús es la clave de la formación en la fe

Más de 600 personas reflexionan sobre la ‘iniciación a la vida cristiana’ en la 3ª Semana Brasileña de Catequesis

Semana-brasileña(Graziela Cruz– Brasil) Toda la atención de los 600.000 catequistas que trabajan en las 272 diócesis brasileñas se centró días atrás en el monasterio de los jesuitas en Itaici (Indaiatuba), estado de São Paulo, donde tuvo lugar la 3ª Semana Brasileña de Catequesis (SBC). Allí, 480 catequistas –entre ellos, 238 laicos–, dos cardenales, 25 obispos, 127 sacerdotes, 89 religiosos y tres diáconos se reunieron para reflexionar sobre la Iniciación a la vida cristiana, como parte del Año Catequético Nacional proclamado por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) e inaugurado en abril. La 1ª edición de la SBC se celebró en 1986, y se debatió sobre la Catequesis, fe y vida en comunidad. Y en 2001, la 2ª SBC se acercó al tema Con adultos, catequesis adulta.

Semana-brasileña-2Este nuevo encuentro, cuyo objetivo fue analizar el proceso de formación cristiana de los católicos en la fe, contó con la participación de importantes nombres en el ámbito de la enseñanza. Entre ellos, la teóloga Vera Bombonatto destacó que el gran desafío de la catequesis es “volver a las raíces bíblicas del discipulado, vivido en el horizonte de la llamada al seguimiento, y su constante actualización en el hoy de nuestra historia, expresada con nuevos medios y nuevos lenguajes”. Para ella, el actual momento de cambio y pluralidad trae consigo el imperativo de repensar la identidad cristiana, porque “ser cristiano no es simplemente aceptar una doctrina y ser fiel a determinadas normas, sin duda, importantes, sino seguir a una persona que nos atrae hacia él y conquista nuestro corazón: Jesús de Nazaret”.

El afamado biblista Carlos Mesters, por su parte, llamó la atención sobre el modo de catequizar de Jesús a través del diálogo y las parábolas. “El catequista –señaló– debe ser simpatía ambulante para los catequizandos”. “Antes de hablar de Dios, debe irradiarlo. Jesús no impone la ley, sino que irradia a Dios”, añadió, destacando la necesidad de un lenguaje simple, con ejemplos cotidianos, metáforas precisas y contenido profundo.

El padre Jânison de Sá Santos, doctor en Catequesis, habló sobre la formación de los catequistas y lamentó que las estructuras de la Iglesia mantengan una catequesis volcada en la preparación a los sacramentos. “Tales estructuras –advirtió– son desafiadas a desarrollar nuevas metodologías que respondan al clamor de los catequizandos, sobre todo adultos, que acuden aún a la Iglesia para dar los sacramentos a los hijos, y de los adultos distantes que, aunque que hayan recibido los sacramentos de iniciación, han caído en la indiferencia religiosa y no participan de la vida de la Iglesia”. El sacerdote acabó defendiendo como prioritaria una “catequesis mistagógica”, que introduzca al catequizando en el Misterio.

Semana-brasileña-3Esta 3ª SBC culminó con la aprobación de una Carta a los catequistas y de tres propuestas para la Coordinación Nacional de Catequesis: generar fondos para la formación de catequistas con un enfoque hacia la Iniciación a la vida cristiana; sistematizar un proyecto de movilización nacional para divulgar el proceso de Iniciación a la vida cristiana, junto a los medios de comunicación social, instancias pastorales, servicios, movimientos y organismos de la CNBB; y retomar la Catequesis con Adultos en la línea de la formación para el discipulado en comunidad.

En la clausura, el presidente de la Comisión Episcopal para la Animación Bíblico-Catequética de la CNBB, Eugenio Rixen, resumió así el espíritu del encuentro: “Queremos una catequesis evangelizadora que forme a verdaderos discípulos misioneros de Jesús Cristo”. “Nuestra catequesis –concluyó el obispo– necesita ser más vivencial, más bíblica, más litúrgica y celebrativa y más comprometida”.

LOS CONSEJOS DE HUMMES

La 3ª SBC contó con la presencia destacada del prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Cláudio Hummes, quien habló sobre el seguimiento de Jesús y el papel de la catequesis en la formación de discípulos y misioneros de Jesucristo, lo que constituye “nuestra sustancia como cristianos”.

“La catequesis –recordó Hummes– debe llevar al catequizando a encantarse con Jesús, a vivir, en primer lugar, la experiencia de Jesucristo. Después viene el resto, la doctrina, la relación con los hermanos, con los pobres. Sólo enraizados en Jesucristo nuestro amor a los pobres puede durar”.

El cardenal apuntó algunos desafíos para la catequesis, como la presencia de los párrocos en la misma, “que debe ser siempre trabajada”, o la participación de los padres en la formación cristiana de los hijos y la relación entre catequesis y liturgia.

gaparecida@vidanueva.es

En el nº 2.680 de Vida Nueva.

Actualizado
23/10/2009
Compartir