La vida, fundamento de todos los derechos

Mensaje de los obispos peruanos ante el aborto por violación y malformación

Protesta-Perú-aborto(J. L. Celada) La Iglesia católica peruana ha condenado la propuesta de una comisión de legisladores que se muestra favorable a la despenalización del aborto eugenésico (por malformación del feto) o como consecuencia de una violación y, por tanto, pide la revisión del Código Procesal Penal del país. Así, en medio del acalorado debate que el tema ha generado en el seno de la sociedad (un reciente sondeo del diario El Comercio desvelaba que el 53% de la población desaprueba la medida, frente a un 41% que opina lo contrario y un 6% que no se pronuncia), los obispos sostienen que “el valor de la vida y su defensa desde el primer instante no se puede alterar sin causar un gravísimo daño al más genuino compromiso con el ser humano y sus derechos”.

Bajo el título La Vida es el fundamento de todos los Derechos Humanos, el Episcopado peruano ha dado a conocer un pronunciamiento en diez puntos en el que defiende que “la protección al niño por nacer no debe admitir excepciones ni dudas de ningún tipo”, por lo que “no hay situación o dificultad humana que autorice matar a un inocente”. Ante esta posibilidad, los prelados llaman a unirse en “la defensa de la vida sin distinciones, ni cálculos políticos ni religiosos”, para evitar que “aparezcan leyes crueles inicuas que autoricen la eliminación de los seres más indefensos”.

Los pastores advierten que “no se debe admitir” una sociedad materialista y utilitarista, que tiende a “evadir el dolor y no ver en él una ocasión de servicio”, y se muestran preocupados por “el mensaje que estamos dando a las nuevas generaciones”. El documento episcopal pide, asimismo, no jugar con los sentimientos de la gente, “y menos aún con los de la mujer peruana, aduciendo casos dolorosos para justificar el delito del aborto, que es matar a un inocente indefenso”.

Triple llamamiento

Por todo ello, sabedores de que sus compatriotas –en especial, las madres de familia– “siempre han dado pruebas de ser un pueblo generoso que acoge y defiende la vida”, los firmantes del texto emiten un triple llamamiento: a todas las instituciones, “para que juntos pongamos todos los medios para ayudar a los hogares en dificultades materiales” y para sensibilizar a todos en el respeto al “valor sagrado” de toda vida humana; “a nuestros médicos…, que procuren siempre la defensa de todas las vidas que tienen en sus manos”; y, finalmente, “a quienes tienen la grave responsabilidad política de gobernar”, para que “tengan el valor de defender la vida siempre y en todas las circunstancias, ya que es un don que Dios ha dado a la humanidad”.

En el nº 2.680 de Vida Nueva.

Actualizado
23/10/2009
Compartir