El cardenal Sancha, beatificado en Toledo

Miles de fieles asistieron a la ceremonia del conocido como “padre de los pobres”

Beatificación-Sancha(Victoria Lara) La catedral de Toledo acogió el domingo 18 de octubre la beatificación del que fuera arzobispo de la sede primada, el cardenal Ciriaco María Sancha y Hervás, “padre de los pobres” y “auténtica obra de arte de la gracia divina”, tal y como destacó en su homilía el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Amato, que fue quien presidió la ceremonia, a la que asistieron 40 obispos, además de otras autoridades religiosas, civiles y miles de fieles. El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, concelebró la ceremonia junto a  cuatro purpurados españoles: el cardenal arzobispo emérito de Toledo, Francisco Álvarez; el anterior primado, Antonio Cañizares; el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela; y el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo.

Tras la homilía, las reliquias del cardenal Sancha fueron depositadas en una urna de plata que se colocará bajo el altar de la capilla de San Pedro de la catedral primada, tal y como fue la voluntad del nuevo beato. En su homilía, Angelo Amato destacó tres facetas de Sancha puestas en relieve en las Letras Apostólicas del papa Benedicto XVI, “que le llama asiduo e infatigable testigo de Cristo, padre de los pobres y promotor de la unidad de la Iglesia”.

En este sentido, el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos afirmó que, allí donde ejerció su ministerio, el nuevo beato “ahorró fatigas y sufrimientos”, y “no se detuvo ante trabajos y humillaciones” para “conservar y defender la unidad y la comunión de la Iglesia”.

Formación de los sacerdotes

En lo que se refiere a la estancia misionera en Cuba de Sancha, destacó que “quedó profundamente afectado por la marginación y el estado de degradación de los niños abandonados”, motivo por el cual fundó el actual instituto de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha. A su vuelta a España, “continuó esa tarea de servicio a los pobres, también como obispo y cardenal”, pero, además, “dedicó particular atención a la formación intelectual y espiritual de los sacerdotes, así como al sustentamiento de los seminaristas y de los sacerdotes pobres y ancianos en Madrid, Toledo y Valencia”, sedes donde fue obispo. De la de Madrid, en concreto, puso la primera piedra.

Entre las personalidades asistentes, estaban el presidente del Congreso, José Bono, el presidente castellanomanchego, José Mª Barreda, y la secretaria general del PP, Mª Dolores de Cospedal.

En el nº 2.680 de Vida Nueva.

Actualizado
23/10/2009
Compartir