David Gutiérrez: “La integración de medios ayudaría a la política informativa vaticana”

Responsable de la sección en español de ‘Radio Vaticano’

David-Gutiérrez(Texto y fotos: Darío Menor) Desde la pasada primavera, la sección en lengua española de Radio Vaticano está dirigida por el venezolano David Gutiérrez. Bajo su mando se ha completado la integración del servicio para España y para Latinoamérica iniciado por su antecesor en el cargo, Juan José Fernández Ibáñez. Gutiérrez llega desde el Departamento de Comunicación del CELAM, donde afrontó con éxito el reto de poner en marcha la Oficina de Prensa y los sistemas informáticos de la multitudinaria Conferencia de Aparecida en 2007.

De 2000 a 2002 trabajó ya en Radio Vaticano, dejando tan buen recuerdo que su director, el P. Federico Lombardi, pensó en él para hacerse cargo de una sección tan importante como la de lengua española, idioma que hablan más de la mitad de los católicos del mundo. Este joven venezolano, accesible y cordial, tiene ante sí uno de los períodos más apasionantes y cambiantes de la radio: su presencia cada vez mayor en Internet y su integración con el resto de medios de comunicación de la Santa Sede.

¿Cómo se está llevando a cabo la integración del servicio para España y para Latinoamérica?

La radio, desde finales de los años 90, se halla en un proceso tanto de reestructuración interna como de optimización de recursos. En español existían dos secciones separadas, una para España y otra para Latinoamérica. Dentro de esta sección en lengua española, teníamos la petición de la integración, es decir, de trabajar más como idioma. Claro que mantenemos la especificidad, pero ahora existe un único responsable y la plantilla está integrada en un solo equipo.

¿Qué cosas hay que mejorar en Radio Vaticano?

Mi proyecto consiste en dar un mayor dinamismo a la generación de informativos para que tengan una perspectiva más periodística y se logre una mayor aprovechamiento de las herramientas
informáticas, para obtener así una mejor presencia en la web. La radio sigue trabajando como un medio de comunicación con un contenido eminentemente de audio, pero también apoyado por los procesos de difusión que nos brinda Internet. A diferencia de España, donde nuestra emisión llega de forma bastante directa, en Latinoamérica es más complicada, ya que se hace a través de ondas cortas. Por ello, nos hemos puesto como objetivo trabajar con las emisoras locales y desarrollar nuestra presencia en Internet. A América Latina llegamos mejor gracias a cadenas como Radio María, la norteamericana Radio Católica Mundial o Radio Paz o las distintas emisoras locales, que toman programas nuestros y los retransmiten.

¿Consiguen acuerdos también con radios que no sean confesionales?

Sí. Le pongo un ejemplo. La radio nacional de Venezuela, que es estatal, retransmite algunos de nuestros programas. Hay, además, otras muchas emisoras no confesionales que utilizan nuestros contenidos. Son, sobre todo, los informativos lo que más nos demandan. La información del Papa, de la Santa Sede y de la Iglesia es lo que más interesa al gran público y a las grandes emisoras. Tenemos además una serie de microprogramas de entre cinco a siete minutos, que cubren distintos aspectos de la persona y son de índole religiosa, cultural o informativa. Estos programas son muy aprovechados por las emisiones más locales y con menos posibilidades de producción propia. Contamos, pues, con estas dos líneas: la información diaria que se genera en Roma y las producciones de diversa índole.

Patrocinio e ingresos

¿Cómo ha cambiado Radio Vaticano con la entrada de publicidad?

Más que publicidad, estamos hablando de patrocinio. La propuesta de la radio es buscar grandes entes, de índole nacional o internacional, que puedan patrocinar espacios o franjas horarias. El primer acuerdo, con la internacional eléctrica italiana Enel, ha tenido lugar porque esta compañía, que tiene presencia en distintos continentes, ha visto la potencialidad de Radio Vaticano. Significa una posibilidad de emitir en distintos idiomas y llegar a un gran número de países. Para la radio supone un ingreso, aunque no se traduce en que tengamos cortes publicitarios al estilo de la radio comercial. Es un tipo de patrocinio que contiene, sobre todo, un mensaje institucional.

Poco a poco crece la presencia del Vaticano en Internet. La experiencia del canal del Papa en YouTube ha sido muy positiva, con un gran número de visitas. ¿Cómo será el crecimiento futuro de Radio Vaticano en la web?

David-Gutiérrez-2Todas las posibilidades están siendo exploradas. De hecho, la misma radio ha ido acompañando las novedades que nos va brindando Internet. Es evidente que, en un primer momento, lo que más se está utilizando es la difusión de podcast, es decir, de archivos sonoros que pueden descargarse y escucharse cuando se quiera. También es importante la posibilidad de seguir en directo la programación en las cinco redes básicas de transmisión y entre 40 y 50 idiomas que ofrece Radio Vaticano. En la página web se pueden encontrar, además, los diferentes programas y oírlos en directo o en diferido. Luego contamos con la sección de audio profesional, en la que ofrecemos a otras radios nuestros contenidos para que los emitan. Las otras alternativas han sido paralelas y no están directamente relacionadas con la radio. Me refiero al canal de YouTube y a las vídeo-noticias. La radio ofrece enlaces desde nuestra web y la traducción de los contenidos. Existe, por tanto, un trabajo de compenetración. Conseguimos así un resultado multimedia con documentos escritos, sonoros y en vídeo.

Claudio M. Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, contó en Vida Nueva que se estaba trabajando en la creación de un gran portal católico en Internet en el que el Vaticano contestaría a las dudas de los internautas y les ofrecería todos los contenidos de los medios de la Santa Sede. ¿Cuál sería el papel de Radio Vaticano en esta plataforma?

Existen propuestas en este sentido, sobre todo del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, que está ya desarrollando estas ideas. Radio Vaticano está haciendo su parte con la modernización de su página, pero los procesos de interconexión no sé en qué nivel se hallan. La idea final es la integración, y eso lo tenemos todos claro. Pretendemos una integración de los sistemas informativos de la Santa Sede, que puedan así responder a una misma política informativa.

¿El objetivo sería, pues, acabar con la descoordinación que en ocasiones aparece entre estos medios?

Hay veces que cada uno parece ir por su lado, y eso se debe a un problema de coordinación. El hecho de que el P. Federico Lombardi haya sido nombrado responsable del Centro Televisivo Vaticano, de Radio Vaticano y que sea además el responsable de la Sala de Prensa de la Santa Sede apunta a esa unidad.

¿Qué tipo de interacción mantienen con los oyentes de Radio Vaticano?

Desde que me hice cargo de la sección española hemos recibido muchas cartas y correos electrónicos de gente diciendo que aprecia el trabajo de la radio, sobre todo para conservar y aclarar su fe. Lamentablemente, no contamos con personal suficiente para abrir un servicio de conversación simultánea similar a los chats.

Radio Vaticano cumple 80 años en 2011. ¿Qué preparan para celebrarlo?

No estoy muy al tanto de cuáles serán las actividades, pero imagino que será algo similar a la celebración de los 70 y los 75 años, cuando se hizo un recuento en vídeo de la historia, los protagonistas y la evolución de Radio Vaticano.

dmenor@vidanueva.es

En el nº 2.676 de Vida Nueva.

Actualizado
25/09/2009
Compartir