Muere el jesuita Ignacio Iglesias, gran colaborador del padre Arrupe

Ignacio-Iglesias(Miguel Ángel Malavia ) Quien fuera presidente de la CONFER y, durante casi diez años, uno de los máximos colaboradores del padre Pedro Arrupe, el jesuita salmantino Ignacio Iglesias González, falleció en Valladolid el 11 de septiembre, a los 84 años de edad. Se daba la circunstancia de que ese mismo día se cumplía el 68º aniversario de su ingreso en la Compañía de Jesús. Toda una vida consagrado.

Nacido en Monleras (Salamanca) el 26 de mayo de 1925, cursó estudios teológicos en la Universidad de Comillas –donde llegaría a ser vicerrector del Seminario Menor y rector del Colegio Máximo– y en la ciudad alemana de Frankfurt.

Dentro de la Orden Ignaciana, ocupó algunos de sus principales cargos: provincial de León (1966–1972), asistente de España en Roma (1972-1981, los años de mayor cercanía con Arrupe y siempre recordados por él como “la gracia más importante de mi vida”), y provincial de España (1981-1987). Fue entonces, entre 1982 y 1986, cuando ocupó la presidencia del máximo órgano de los religiosos y religiosas españoles, la CONFER.

Como colaborador en prensa y escritor, tampoco es desdeñable su trayectoria. Además de haber dirigido durante diez años la revista Manresa, fue autor de una de las biografías más cercanas del que fuera Prepósito General de la Compañía de Jesús entre 1965 y 1983, el padre Arrupe. En los últimos años de su vida ingresó en la residencia jesuita de Valladolid. Aunque no fue un retiro. Hasta el final, no dejó de escribir y dirigir ejercicios espirituales, como ha recordado el jesuita José María Vaca Nieto, de la Provincia de Castilla.

En el nº 2.675 de Vida Nueva.

Actualizado
18/09/2009
Compartir