“La juventud está hambrienta de valores espirituales”

Los obispos de Bilbao conviven durante tres días con un centenar de muchachos de la diócesis

participantes-en-gazteliza(Marina de Miguel) Ha sido una experiencia de gracia, de comunión, de vivir la fe”. Con estas palabras, el obispo auxiliar de Bilbao, Mario Iceta, valora para Vida Nueva los tres días de convivencia que, junto al prelado titular, Ricardo Blázquez, ha mantenido con cien jóvenes de la diócesis procedentes de distintas realidades y sensibilidades eclesiales. Bajo el lema Su vida, tu camino-Ibiliz bila, Gazteliza 2009 ha sido una oportunidad para comprobar cómo “la juventud también está hambrienta de los valores espirituales, de conocer al Señor y de percibir un sentido de la propia vida a la luz del Evangelio y dentro del discipulado de Jesús“.

Iceta destaca el buen ambiente y el espíritu de comunión que reinó entre todos los participantes: “Pude hablar cordialmente con todos, conocerles y compartir con ellos el cansancio y los bocadillos. Algunos chavales me preguntaron, entre otras cosas, cómo era la vida de un obispo”, recuerda. El encuentro se planteó en tres etapas de marcha mayoritariamente a pie. El viernes 3, los asistentes, con edades entre los 16 y 32 años, partieron de Guernika en dirección a Euba, donde pasaron la primera noche. El sábado 4, se dirigieron a Urkiola, donde fueron recibidos por una jornada de lluvia y niebla. Debido al mal tiempo, la etapa final varió su recorrido y se acercaron en autobuses hasta las proximidades de Elorrio, donde entraron andando. “Es muy importante caminar, tiene un sentido de vida. Por el cansancio o la posibilidad de compartir con los compañeros de viaje, la peregrinación también es importante para la fe”, añade Iceta, indicando que las tardes se dedicaban a diversos talleres que estuvieron amenizados con testimonios y reflexiones. “Me ha sorprendido la seriedad con la que han realizado las actividades propuestas, así como su espíritu de servicio y su compromiso en la transformación de la sociedad a partir de los valores del Evangelio”, apostilla.

Una experiencia a repetir

También destaca el momento de oración del sábado por la noche, pues los jóvenes participaron de forma “consciente, profunda, transmitiendo gran calidad humana y cristiana”.

Esa misma capacidad de recogimiento se vivió el domingo en la Eucaristía de clausura, momento que para la directora del Secretariado del Departamento de Juventud, María Elordui, fue el más emotivo por “la sensación de haber llegado a nuestro destino y ver que todo ha salido bien, que no ha habido ningún imprevisto y que la gente ha quedado contenta”. “Gazteliza ha sido una ocasión para profundizar en la experiencia de fe, en el seguimiento de Jesús como jóvenes y miembros de la Iglesia de Bizkaia”, añade a este semanario.

Debido a la buena acogida, tanto el obispo como la directora creen interesante repetir la experiencia. Iceta propone que se recorra un tramo del Camino de Santiago, aprovechando que 2010 será Año Santo Jacobeo.

LA DIÓCESIS VASCA QUIERE REVITALIZAR A LAS COMUNIDADES

“Revitalizar nuestras comunidades atentos a la palabra de Dios, para ser testigos de su amor a la humanidad”. Éste es el objetivo del Cuarto Plan Diocesano de Evangelización, aprobado por la diócesis de Bilbao el pasado 20 de junio. El documento responde a la necesidad de fortalecer tanto a las parroquias y unidades pastorales como al conjunto de la comunidad diocesana a partir de los retos y los pasos dados en los últimos años en la transmisión de la fe, pero no por ello olvida la dimensión de presencia pública, servicio caritativo y compromiso cívico. Según explicó José Luis Achótegui, vicario de las vicarías III-VII, en la sesión extraordinaria del Consejo Pastoral Diocesano convocada para aprobar la redacción final del texto, el Plan pretende “velar por que nuestras comunidades cristianas se reconozcan injertadas en la persona de Jesucristo resucitado como en su ‘lugar natural’, como la fuente de donde brota la savia vital”.

Fruto de un largo trabajo iniciado con la evaluación del plan anterior, además de un análisis de la realidad social-eclesial, continuará con la dinámica de gestos diocesanos encaminada a seguir expresando la dimensión testimonial y misionera de la comunidad cristiana en el contexto de la actual crisis económica.

Durante la reunión, el Consejo también se sumó a la condena de los obispos ante el atentado terrorista que acabó con la vida de Eduardo Pueyes García y exigió, una vez más, la desaparición de ETA.

En el nº 2.668 de Vida Nueva.

Actualizado
10/07/2009
Compartir