El fenómeno “idealista” de Stieg Larsson

La tercera entrega de la saga ‘Millennium’ ejemplifica el gran éxito de la novela nórdica

homenaje-larsson(Juan Carlos Rodríguez) Por qué la novela negra nórdica es hoy la más abundante y vendida del mundo? No hay una respuesta. Es cierto que los Stieg Larsson, Henning Mankell, Arnaldur Indridason o Jo Nesbø están entre los autores más vendidos abanderando un género negro y criminal que, a cada día que pasa, gana en más y más lectores: ¿Pero por qué los países escandinavos son el gran filón de la literatura policíaca? La cuestión es que esta “moderna literatura costumbrista” ha arraigado en una sociedad del bienestar en declive. Los países nórdicos tienen, por ejemplo, las mayores tasas de delitos por mil habitantes de toda la UE. El 20% de las mujeres reconoce haber vivido algún episodio de violencia doméstica y el acoso escolar causa estragos. ¿Tiene esto que ver en el extraordinario mercado de lectores amantes de una literatura que usa el negro y criminal para examinar la sociedad que le rodea?

Seguramente. Desde la irrupción, a mediados de los años 60, de los padres de la novela negra nórdica, el matrimonio Sjöwall y Wahlöö, el género policíaco cuestiona el devenir de la sociedad no sin desesperación. Y no se detiene, desde Islandia y Dinamarca a Suecia y Noruega. Como aseguran Jo Nesbø y Anne Holt, sin Sjöwall y Wahlöö, críticos despiadados de las perversiones del sistema, no estaríamos hoy aquí. La sociedad nórdica, siempre por delante del resto de Europa, habría encontrado quizás otra manera de interrogarse a sí misma, pero no sería, seguramente, literaria. “Si quieres escribir sobre las cosas realmente importantes en la vida -opina Håkan Nesser-, también has de abarcar el tema de la muerte. Porque solamente sintiéndonos cerca de la muerte empezamos a pensar en las cuestiones esenciales. En este sentido, las novelas policíacas son de vital importancia. Se habla de la muerte de manera natural”. Hay mucho más detrás de Stieg Larsson.

Cuatrocientos mil ejemplares han llenado las librerías del país de La reina en el palacio de las corrientes de aire, mientras que en la editorial Destino aún se preguntan por el misterio de un novelista que ha protagonizado el mayor fenómeno de la literatura contemporánea y prepara una segunda edición de otros 100.000 ejemplares. Es como si los jóvenes cautivados por los Harry Potter se hayan hecho mayores y descubierto que la pasión, el nervio y la felicidad de leer se reinventa con la saga Millennium. Y lo hacen guiados por Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, los dos protagonistas, ejes de una obra poderosa, que homenajea a Ed McBain y, sobre todo, a Maj Sjöwall y Per Wahlöö; de hecho, Salander es un evidente homenaje a aquel personaje de memoria prodigiosa del matrimonio sueco.

Testimonio periodístico

fotograma-larssonMás de dieciséis millones de lectores han seguido en todo el mundo la serie de Stieg Larsson (Västerbotten, 1954-Estocolmo, 2004) en apenas un año. Un millón de ellos en España han leído Los hombres que no amaban a las mujeres y La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, las dos primeras entregas. Larsson concebía la novela prácticamente como un testimonio periodístico, afinando los detalles a su último extremo. Defensa del Estado de Derecho, denuncia de clase y social, espionaje informático, autopsia a la élite económica y política… vigencia de los servicios secretos y, ante todo, denuncia de la violencia contra la mujer. Escribía en secreto, y de hecho, murió sin que llegara ni a imaginarse los millones de ejemplares y lectores que alcanzaría. Conocía muy bien el material que manejaba: asesinatos misteriosos, gente que los investiga, gente que no quiere que se investiguen, dinero, poder, corrupción, violencia, sexo, enigmas, historias del pasado, fantasmas que regresan, política, grandes empresas, vidas destruidas, buen periodismo.

millennium-en-libreriaMoral, la respuesta al misterio de Larsson quizás sea que sus personajes encierran una profunda idea de moral y de justicia puertas afuera, aunque, hacia dentro, viven sin preguntas, sin remordimientos. Otra de las ecuaciones contemporáneas que la novela intenta resolver. Luego está esa paradoja de un Stieg Larsson que se divide entre el idealista socialdemócrata, Mikael, y la antisistema, Lisbeth. Era conocido en Suecia por lo combativo de su periodismo de investigación contra la injusticia: racismo y xenofobia fundamentalmente. Su conocimiento sobre grupos de ultraderecha era tal que era llamado a reuniones con Scotland Yard. Su literatura y su marcado feminismo se escondían en una violación que contempló en su adolescencia. Su viuda cuenta que este feminismo de Stieg era algo “instintivo”. En las novelas es algo connatural.

Paco Camarasa, el gurú negro y criminal desde su librería de la Barceloneta, festeja el fenónemo: “Creo que fuimos los primeros en dar noticia de la aparición de las novelas de lo que ahora es el ‘fenómeno Larsson’ y al principio fue la ‘novela esa del otro sueco’. En aquella mesa del Bra Café, de la calle Caspe, ni Emili Rosales ni Silvia Sesé, editores de Destino, ni naturalmente el librero, pensaban que habría un ‘fenomeno Larsson’, y que sería de esas dimensiones. Afortunadamente el libro sigue siendo algo mágico e imprevisible y escapa, en ocasiones, a las campañas de mercadotecnia”. Con 50 años, un ataque al corazón acabó con la vida de Larsson. Había previsto diez novelas de Blomkvist y Salander; sólo llegó a escribir tres.

Diez nórdicos imprescindibles

stieg-larsson1. Maj Sjöwall y Per Wahlöö (Suecia). Con ellos, la novela policíaca se erigió en los años setenta en lo que hoy es: la más certera disección de la sociedad contemporánea. 

2. Arnaldur Indridason (Islandia). Es el último fenómeno. En ‘Las marismas’ y, sobre todo, en ‘La mujer de verde’, Indridason (Reykjavik, 1961) emerge un narrador impecable.

3. Henning Mankell (Suecia). Es el gran nombre de la novela negra europea y, como demuestra en ‘El chino’, mucho más.

4. Jø Nesbo (Noruega). Una de las últimas sensaciones entre los seguidores del género negro desembarcó en España hace unos meses con ‘Petirrojo’ (RBA). 

5. Karin Fossum (Noruega). La creadora del inspector Sajer es una de las autoras más consolidadas. ‘Una mujer en tu camino’ (Mondadori) es su última novela. 

6. Liza Marklund (Suecia). Es la reina sueca de la novela negra. La culpa es de su personaje Annika Bengtzon. Grijalbo ha editado ‘Dinamita’ y ‘Studio Sex’.

7. Khell Ola Dahl (Noruega). Sus detectives Gunnarstranda y Frølich han alcanzado el nivel de culto en su país y va a ser igual en el extranjero. 

8. Anne Holt (Noruega). La ex ministra de Justicia de Noruega empieza a ser conocida en España ahora, pero se dio a conocer hace ya unos años con ‘Castigo’. ‘Crepúsculo en Oslo’ y ‘Una mañana de mayo’ son sus últimas entregas.

9. Håkan Nesser (Suecia). RBA ha publicado ‘La tosca red’ y ‘La mujer con un lunar’. 

10. Y muchos más. Äke Edwardson, Kjartan Flogstad, Peter Hoeg, Mari Jungstedt, Camila Läckber, Anders Roslund y Börge Hellström…

jcrodriguez@vidanueva.es

En el nº 2.666 de Vida Nueva.

Actualizado
26/06/2009
Compartir