Crece el compromiso de los laicos en la Iglesia

Sistach presenta las prioridades pastorales para el próximo trienio

pastoral-en-bcn(Jordi Llisterri– Barcelona) El próximo curso abre un nuevo trienio de prioridades para la diócesis de Barcelona. Son los retos que destaca el nuevo plan pastoral titulado Anunciad a todos el Evangelio. La primera prioridad es perenne en la vida eclesial: conocer, celebrar y vivir la Palabra de Dios, y se hace eco del reciente Sínodo de Obispos que urge a la centralidad de la Palabra en la Iglesia. Los otros dos objetivos prioritarios responden a urgencias del momento: la solidaridad y las respuestas a la crisis, y la pastoral con los inmigrantes.

El nuevo plan se presentó a principios de junio en un encuentro con un millar de agentes de pastoral de diócesis. El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, presentó las nuevas prioridades. Remarcó que este trabajo se hace en un contexto europeo de alejamiento del cristianismo y pidió coraje para “asumir plenamente que nuestra situación es de misión”. Ante este reto pidió fortalecer una espiritualidad de comunión: “Humanamente decimos que la unión hace la fuerza”. 

En el encuentro se recogió la dificultad que ya tienen hoy las parroquias para atender al creciente número de personas que piden ayuda o comida. Por ello, pidió una implicación de las comunidades cristianas que vaya más allá de las soluciones de emergencia: “La solidaridad exige vivir de forma sobria y con austeridad, no sólo para sintonizar con los que se ven obligados a vivir así por la carencia de recursos, sino por una conversión personal y para poner los pilares de un cambio de sistema económico”. 

El plan pastoral también recoge el reto de la integración del millón de inmigrantes que ha llegado a Cataluña durante los últimos años. Esta situación ya no pide una pastoral para los inmigrantes, sino conseguir su presencia y participación en la realidad eclesial de Barcelona. Martínez Sistach reclamó “eliminar fronteras y tender puentes que eliminen distancias psicológicas y culturales” para realizar el paso “de una Iglesia monocultural a una Iglesia pluricultural, universal, católica”.

Las prioridades del nuevo trienio se han dibujado partiendo de la valoración del anterior plan pastoral y de las aportaciones de una consulta en la diócesis. El cardenal Martínez Sistach comenta a Vida Nueva que el resultado de esta consulta “ha sido muy positivo: se va creciendo en la implicación y compromiso de los laicos en la Iglesia”. También valora que además de las parroquias en el plan pastoral se impliquen movimientos, asociaciones, escuelas e instituciones eclesiales. Esta participación permite avanzar con “más intensidad hacia una pastoral diocesana misionera y evangelizadora”. 

En el nº 2.665 de Vida Nueva.

Actualizado
19/06/2009
Compartir